La llamada


**********************************************************************************************

Hola. Espero estés bien y la niña también. Tuve la
necesidad de saludarte. Abrazos.

**********************************************************************************************

En serio, gracias. Bello detalle COMO SIEMPRE.

**********************************************************************************************

 

 

 

 

……..Muchas horas más tarde, de madrugada….

 

 

 

**********************************************************************************************

Gracias… Bien hecho, el
llamarme….. de repente me pregunto: “¿Fue buena mi decisión?”…. TE EXTRAÑO.

**********************************************************************************************

 No lo sé cariño. Sólo se que todavía te lloro, te extraño y te
amo. Me está costando MUCHO olvidarte… Pero…. si eres más feliz, fue buena
decisión y lo superaré con el tiempo.

**********************************************************************************************

¿Estás despierta? Bueno, ¿te puedo hablar?

**********************************************************************************************

Sí, no he dormido.

**********************************************************************************************

 

 

 

        
“¿Cómo estás?” – casi susurrando, con voz muy suave.

        
“Bien….” – al borde de las lágrimas y prosigue un
silencio que segundos después es roto por un llanto que se vuelve incontrolable
y entre los balbuceos dice…. – “Mal, me siento mal…. he llorado todo el
día”.

        
“Bebé, no te pongas así” – ligeramente triste.

        
“Perdona, mejor dime, cómo estás tu, cómo esta la niña”
– tratando de controlar el llanto.

        
“Bien, bebé, yo estoy bien… la niña también…
preguntas como si tu fueras su mamá, gracias.”- trata de reír para aligerar la
conversación.

        
“Disculpa, ella tiene que estar bien. Si ella está bien
y tu estás bien valió la pena todo”. Y el llanto vuelve a brotar incontrolable,
compungido, y ahoga la voz y libera toda la tristeza, el dolor y la frustración
acumulada.

        
“Oye, tranquila…. estoy bien PERO no soy feliz….
tampoco infeliz, pero no soy feliz, ¿entiendes?. Te extraño. Gracias por tu
mensaje, me hacía falta. Me agradó mucho, siempre con tu garbo. El viernes
fuimos a Tehuacán, y creéme, te vi en todas partes. Tuve muchas ganas de
llamarte, pero me contuve… Pero hoy no pude, tu mensaje me llegó mucho”.

        
“Si no has sabido de mi no es porque te haya olvidado.
Lo he intentado pero no he podido. Simplemente no deseo distraerte, quiero que te
concentres en lo tuyo. Que le eches ganas por la niña. Y que seas feliz”.

        
“Oye, te repito… NO SOY FELIZ PERO TAMPOCO
INFELIZ,  sólo hago lo que siento que
DEBO hacer. Estoy tratando de ser responsable.”

        
“Está bien. Sólo quiero que sepas dos cosas. No sé
cuando vuelvas a saber de mi, pero creéme que nunca te he olvidado. Sólo me he
hecho a un lado….”

        
“Lo sé cariño, siempre has tenido esa clase  y no me extraña de ti”.

        
“Y segundo, siempre estarás en una parte de mi
corazón”, y vuelve el llanto.

        
“Amor, tu también, quiero que te quede claro esto: tú
eres lo mejor que me ha pasado. Lo que siento por ti nunca lo he sentido por
nadie. Hoy ya no pude y me salí. Estoy solo en la casita, en nuestra casita. Tu
lado está vacío, pero aquí sigues, aquí te recuerdo. Estaba a punto de poner tu
disco de tangos, el que me regalaste”

        
“Ponlo”, y ella recordó la letra del tango “Nostalgias”.

        
 “Pero me estoy
esforzando por ser responsable. Y yo también quiero decirte dos cosas”.

        
“Dime”, controlando el llanto.

        
“Yo todavía te 
quiero, pero siento que debo hacer lo correcto”.

        
“Lo sé”

        
“Y…. mi sentimiento siempre está contigo. Y yo
también. Siempre estaré contigo cuando me llames. Y si algún día lo decides,
porque tienes todo el derecho de hacerlo, de que me aleje para siempre, lo
haré. Quiero que tu estés bien, bebé.”

        
“Oye, ¿te puedo preguntar algo?”

        
“Lo que quieras, amor”

        
“¿Hice algo mal? ¿Cometí un error?”

        
“¡¡¡NOOOOOOO!!!!, nunca digas eso” – Con voz firme –
“Quítate esas ideas de la cabeza, tú no has hecho nada mal, en verdad, eres LO
MEJOR QUE ME HA PASADO. Te extraño”.

Y ella llora, el llanto no le
permite hablar. Ahoga sus palabras y su terrible frustración pero sobre todo el
dolor de la certeza de lo definitivo.

        
“Oye, por favor, bebé, prométeme una cosa: no te
descuides”.

        
“¿A qué te refieres”?, balbucea.

        
“Sí, no te descuides, no te lo mereces, no descuides tu
belleza, tu trabajo, tu moral, tu vida, haz hecho mucho….. no te descuides”.

        
“Te lo prometo” – enjuga sus lágrimas, pasa saliva,
seca su garganta, toma aire, valor y dignidad, y dice con voz clara – “ya estoy
mejor. Sabes, casi nadie sabe cómo me siento, lo que vivo….”

        
“Amor, estás hablando conmigo…”

        
“Lo sé, lo que quiero decir es que lo he guardado, lo
he callado y hoy exploté. Pero nadie, nadie sabe cómo me siento, ¿Viste la obra
de teatro ‘Los árboles mueren de pie’?”

        
“¡Claro!…. ¡Cómo no!…. Con Ofelia Guilmain cuando
estaba viva”

        
“Exacto. Ahí dice una frase que me gusta y que siento
que vivo ahora”

        
“¿Cuál, amor?”

        
“ ’Muerta
por dentro, pero de pie como un árbol
’, quizás suene exagerada pero
es la verdad. Me siento devastada pero sigo trabajando, sigo avanzando, sigo
adelante. Solo necesito tiempo, ya verás.”

Y ahora él guarda silencio. Se
queda pensativo.

        
“Gracias por la llamada” – continúa ahora firme y decidida
– “me agradó mucho oírte”

        
“A mi también. Lo necesitaba. Te he extrañado”

        
“Te mando un abrazo”

        
“Yo también. Te quiero mucho”.

        
“Yo también”

Y ella colgó.

 

Unos minutos después…..

**********************************************************************************************

De repente me siento más
cerca de ti … creo que no merezco nada.

**********************************************************************************************

Siempre has estado cerca de
mi y siempre lo estarás. No sé que será de mi pero ese sentimiento perfecto que
te tengo no lo diluyen las lágrimas ni el tiempo. Yo hubiera querido envejecer
contigo. Ahora lo harán tus recuerdos conmigo. TQM.

**********************************************************************************************

Amor, no digas eso. Ahora volarás como siempre lo
quisiste. Yo no soy nada…. a tu lado.

**********************************************************************************************

Y ella se quedó dormida. Se cansó de
llorar. Y ya no contestó.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s