1a. Reunión Cofrádica


  http://sc1.sclive.net/13.0.1376.0207/Web/Parts/PhotoAlbum/script/slideshow.swf
Windows Live Spaces

Todo comenzó en el año 2005. En una reunión de distritos
indígenas que se hizo en el DF. Al final, 
Laura, una mujer de carácter fuerte y que no se guarda lo que siente ni
lo que piensa, se acercó para hacer algunas observaciones a mis propuestas de
trabajo y de ahí empezó a nacer un hermosa amistad que se fortaleció a partir
del año pasado.

Irma y yo nos conocimos en el año 2001, cuando llegué a
Puebla. Tenía 23 años. Nos hicimos excelentes compañeras de trabajo pero a
partir del verano del año pasado también se empezó a formar una estrecha
amistad debido a sucesos personales que tuve que enfrentar.

El verano del año pasado, coincidimos en Chiapas Laura y yo,
después de dos años de no volvernos a ver  la cara (sin embargo, siempre
estuvimos en contacto a través del internet) y ahí conocí a dos grandes
mujeres: Mónica de Palenque y Edith de Vochil. Las tres estuvieron conmigo,
apoyándome, en un momento muy significativo de mi vida, y que sería un
parteaguas.

En el otoño del año pasado son convocadas en el DF a otro
curso de capacitación Laura y Moni por una parte e Irma por otra junto con Susy
de Tlaxcala, amiga de Irma. No se conocían. Les pedí de favor que lo hicieran,
que las estimaba mucho a todas y que me agradaría mucho que también fueran
amigas. No me equivoqué. Congeniaron.

En ese curso, Laura cumplió años. Yo no estaba convocada
sino hasta dos semanas después pero me lancé al DF a festejarla. Y ahí,
me regaló un libro llamado “Mujeres que corren con los lobos” de
Clarissa Pinkola Estés. “Te va a ayudar mucho. A mi me ha servido  y por eso te lo obsequió” fueron sus cálidas
palabras. Y así fue. El libro está generando importantes cambios en mi forma de
pensar, de convivir y de conciliar las exigencias del mundo moderno con mi
condición de mujer.

Pero no solo ha sido a mí. Laura, generosa como siempre ha
sido, sin planearlo, fue generando una red de amigas con un vinculo en común:
el libro. Y al final decidimos quitarle la batuta al Azar Objetivo para
organizarnos, para comprometernos a fomentar nuestra amistad, para seguir
cercanas en mente, cuerpo, corazón y espíritu.

Y se concretó este primero de marzo. Laura, Irma, Susy y yo,
Rebe, pudimos reunirnos. Conocernos  y
reconocernos. Hicimos comunión teniendo testigos a  Pinkola, Sabina y Benedetti. Estrechar nuestros corazones con
lazos que saben a sal, a risa y a whisky. Y nos comprometimos ante la imagen de
Herlinda Perry volvernos a ver, pero ahora en Tequila, Jalisco.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s