La tristeza


        http://www.youtube-nocookie.com/v/2SSoxKMcSyc&hl=es&fs=1&color1=0x006699&color2=0x54abd6&border=1


¿Qué es la tristeza? ¿El sentimiento de vacío por lo que se
ha perdido? ¿La melancolía por el pasado?

Nadie nos enseña a hablar de la tristeza. A veces parece que
nos quieren hacer creer que es un sentimiento socialmente mal visto, cuando es  tan natural como la alegría o el amor.

Por eso, cuando mi hermano Antonio me mostró “El libro
triste”
de Michael Rosen me conmovió. Es un libro para niños pero creo que
puede ser igual de importante para los que ya no somos tan niños (as) porque en
cualquier momento “la tristeza viene y te encuentra”.

Les comparto el texto pero el libro tiene un impacto más
profundo por sus ilustraciones. Lo pueden encontrar en el Fondo de Cultura Económica.

Gris y azul, Rebe

El Libro Triste
de Michael Rosen

"Este soy yo cuando estoy
triste. Quizá pueda parecer que estoy contento en esta foto. En
realidad estoy triste pero finjo que estoy contento.

Lo hago porque
creo que no le gusto a los demás cuando tengo aspecto triste.
A veces la tristeza es muy grande. Está por todas partes. Me envuelve.
Y no puedo hacer nada para evitarlo.

Lo que más triste me pone es cuando pienso en mi hijo Eddie. Murió. Yo le quería muchísimo, y sin embargo, murió.

A veces esto me enoja. Y me pregunto a mí mismo: ¿Cómo pudo morirse así, sin más? ¿Cómo pudo hacerme eso?
Y él no dice nada. Porque él ya no está aquí.

A
veces quisiera hablar de todo esto con alguien. Con mi madre, por
ejemplo. Pero ella tampoco está ya aquí. Así que no puedo. Y se lo
cuento al primero que me encuentro.

A veces no quiero hablar de ello
con nadie. Absolutamente nadie. Nadie. Y prefiero pensar en ello solo,
porque es mío, y de nadie más.

A veces estoy tan triste que hago
tonterías como gritar en la ducha, golpear una cuchara sobre la mesa o
inflar y desinflar las mejillas.

A veces estoy tan triste que hago
cosas malas. Son cosas que no puedo contarte. Son demasiado malas. Y no
está bien contarlas delante del
gato.

A veces estoy triste sin saber
por qué. Es tan simple como una nube que llega y me cubre. Y no es
porque Eddie ya no esté. Y no es porque mi madre ya no esté. Es solo
porque sí.

Quizá sea porque las cosas ya no son como eran hace
unos años.
Como mi familia, que ya no es la que era hace unos años. Así
que lo que pasa es que dentro de mí hay un sitio triste, porque las
cosas ya no son como antes.

Intento buscar soluciones para que la tristeza no me duela tanto. He aquí algunas de ellas:

Me digo a mí mismo que todo el mundo tiene alguna tristeza. Que yo no soy el único. Quizá tu tengas alguna también.

Cada
día trato de hacer algo de lo que pueda sentirme orgulloso. Y cuando me
voy a la cama intento con mucho esfuerzo, pensar solo en eso.

Me
digo a mí mismo que estar triste no es lo mismo que ser una persona
horrible. Y que si estoy triste no quiere decir que yo sea malo.

Cada día trato de hacer algo para pasármelo bien. Cualquier cosa que no haga daño a nadie.

Y
a veces escribo sobre la tristeza.

¿Dónde está la tristeza? Por todas
partes. Viene y te encuentra.

¿Cuando te sientes triste? En cualquier
momento. Viene y te encuentra.

¿Quién puede estar triste? Cualquiera.
La tristeza va y te encuentra.

Y escribo:

La tristeza es un lugar
profundo y oscuro.
como el espacio que hay
debajo de la cama.
La tristeza es un lugar
alto y luminoso,
como el cielo
que hay sobre mi cabeza.
Cuando es profundo y oscuro
no me atrevo a ir allí.
Cuando es alto y luminoso
quisiera ser como el aire.

Esta última frase significa que no quisiera estar aquí. Que quisiera desaparecer.

Pero
a veces me sorprendo a mí mismo mirando cosas: gente en la ventana, una
grúa y un tren lleno de gente…Y entonces me acuerdo de cosas: mi
madre bajo la lluvia.

Eddie cuando caminaba por la calle, riendo, riendo y riendo.

Cuando actuó de viejo en la obra de teatro de la escuela.

Cuando jugábamos con los cojines del sofá.

Y los cumpleaños… me encantan los cumpleaños. No solo el mío, también el de los demás.

Feliz cumpleaños… y todo eso.

Y velas. Tiene que haber velas."

De "El Libro Triste" de Michael Rosen


(Gracias Antonio por compartirlo conmigo). TQM.

     http://www.youtube-nocookie.com/v/1ZCp0RHy-gk&hl=es&fs=1&color1=0x006699&color2=0x54abd6&border=1

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s