El origen del amor


Desde que escuché esta canción por primera vez me conmueve y me parece fascinante la historia trágica y épica donde narra al ansia de búsqueda que sentimos los seres humanos por “alguien especial” y el dolor de la separación.

La diversidad de mitos y símbolos mezclados en la letra así como en las imágenes le da una riqueza de significados me parecen muy acertadas y seductoras.

Forma parte de la película Hedwig and the angry inch. No dejo de escucharla.



EL ORIGEN DEL AMOR


Cuando la Tierra era plana

y las nubes eran de fuego,

y las montañas llegaban al cielo,

y a veces más alto

el mundo lo habitaban gente

que parecían toneles.

Tenían dos pares de brazos,

tenían dos pares de piernas,

tenían dos caras que asomaban

de una enorme cabeza.

Podían ver todo a su alrededor.

Hablaban mientras leían

y no sabían,

no sabían nada del amor.

 

Esto fue antes

del origen del amor.

 

Y en aquel tiempo había tres sexos.

 

Uno que parecía dos hombres

pegados espalda con espalda.

Se llamaban los Hijos del Sol.

 

Similares en aspecto y tamaño

eran los Hijos de la Tierra.

Eran como dos chicas

fundidas en una sola pieza.

 

Y los Hijos de la Luna

eran como un tenedor

metido en una cuchara,

eran mitad Tierra y mitad Sol,

mitad hija y mitad hijo.

 

El origen del amor.

 

Pero los dioses se asustaron

de nuestra fuerza y orgullo.

Y Thor dijo:

“Los mataré a todos con mi martillo

como maté a los gigantes”.

Pero Zeus contestó:

“No, déjame a mí.

Usaré mis rayos como tijeras y los cortaré

como corté las patas de las ballenas

y recorté a los dinosaurios volviéndolos lagartos”.

 

Tomó unos cuantos rayos,

soltó una carcajada y dijo:

“Los partiré por la mitad,

voy a cortarlos en dos mitades”.

 

Y entonces del cielo cayeron

llamas de relámpagos

como hojas de un cuchillo brillante.

Y les atravesaron la carne

de los Hijos del Sol, de la Luna

y de la Tierra.

 

Y un dios Indio cosió la herida,

dejando un agujero en nuestro vientre

para recordarnos el precio pagado.

 

Y Osiris y los dioses del Nilo

crearon una gran tormenta

que formó un huracán

que nos dispersó en un diluvio

de viento y lluvia.

Y un mar de olas gigantes

nos arrastró.

 

Y si no nos comportamos

nos volverán a cortar

y andaremos en un sólo pie

y miraremos con un sólo ojo.

 

La última vez que te vi

recién nos habían dividido.

Tu me mirabas.

Yo te miraba.

Me resultabas tan familiar

pero no pude reconocerte

por la sangre en tu rostro

y la sangre en mis ojos.

 

Pero podría jurar por tu expresión

que el dolor en tu alma

era el mismo dolor que sentía la mía.

 

Ése es el dolor.

Corta en línea recta

a través del corazón.

Lo llamamos amor.

 

Así, nos abrazamos uno al otro

tratando de volver a unirnos.

Estuvimos haciendo el amor.

Haciendo el amor.

 

Fue hace mucho tiempo,

una noche fría y oscura

cuando la poderosa mano de Júpiter

creo la triste historia

de cómo nos convertimos

en criaturas solitarias de dos patas.

 

Esta es la historia del origen del amor.

El origen del amor.

 

Traducción: Rebeca Garza.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s