Mensaje que leí Dentro De La Firma Del Convenio General De Coordinación Y Colaboración Para La Organización Y Desarrollo Del Laboratorio De Cohesión Social II INE / IAIP 2017


El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Desde 1990, año de fundación del entonces Instituto Federal Electoral y tomando en cuenta la desconfianza histórica hacia los procesos electorales federales, el IFE se ha caracterizado por transparentar sus procesos de toma de decisión y sus resultados.

Si bien, la transparencia y el acceso a la información pública no eran conceptos que explícitamente aparecieran en el Código Federal de Instituciones y Procedimientos Electorales (COFIPE) el IFE siempre tuvo un compromiso con la transparencia desde la conformación de sus diferentes órganos colegiados como el Consejo General, sus 32 Consejos Locales y 300 Consejos Distritales cuyas deliberaciones siempre han sido públicas, sometidas al consenso o acuerdos por mayoría y cuyos acuerdos siempre han sido públicos hasta sus órganos ejecutivos como las 300 juntas distritales ejecutivas, sus 32 juntas locales y la Junta General Ejecutiva cuyas tomas de decisiones también son llevadas a cabo por órganos colegiados y cuyos resultados siempre han quedado documentados para futuras solicitudes.

Asimismo ha sucedido con los procedimientos para la organización de las elecciones. Desde la contratación de las personas que realizan la capacitación y la supervisión electoral cuyas convocatorias han sido públicas, cuyos procedimientos han sido supervisados por órganos ciudadanizados y representantes de partidos políticos hasta su contratación final, siempre sujetos a su escrutinio y cuestionamiento.

Lo mismo ha sucedido con los procedimientos para integrar las mesas directivas de casilla cuyos resultados no sólo se informan en sesiones de consejos e incluso en la página de internet oficial sino que se han establecido procedimientos para verificar dichas actividades.

El IFE, en cumplimiento a la ley electoral, desarrolló también el programa de resultados electorales preliminares (PREP) para dar seguimiento durante el mismo día de la elección a los resultados que fueran informando las casillas electorales; también desarrolló el sistema de Cómputos Distritales para brindar certeza a la realización de esta determinante actividad de verificar el correcto cómputo de los votos en las casillas electorales y que siempre ha sido realizado por la ciudadanía, entre otros sistemas.

Por tanto, me atrevo a decir que el entonces IFE le hereda al INE el legado de ser una de las instituciones pioneras en trabajar a favor de la transparencia y acceso a la información pública desde la conformación de su estructura, desde la implementación de sus procedimientos de toma de decisiones, y desde la innovación en el uso de las tecnologías de información y comunicación para poner a disposición pública de la información que es producida con los impuestos del pueblo mexicano.

Con la reforma electoral de 2014, se crea el Instituto Nacional Electoral y no solo  hereda los principios rectores de certeza, legalidad, imparcialidad, independencia y objetividad sino que se le agrega uno más: el de máxima publicidad. Lo anterior, junto con la Ley Federal de Transparencia y Acceso a la Información Pública fortalecen el compromiso del INE por la protección y el ejercicio de este derecho humano.

En octubre de 2016, el INE aprobó la nueva Estrategia Nacional de Cultura Cívica 2017-2023, que es el gran documento rector para generar una cruzada nacional a favor de una cultura democrática basada en el respeto de los derechos humanos, que llamamos ciudadanía integral. Sus tres grandes ejes son: Diálogo, Verdad y Exigencia. Y una de sus líneas de acción es justamente trabajar el fortalecimiento de la transparencia, el  acceso a la información pública y la rendición de cuentas.

Por tanto, es en este contexto donde la Junta Local Ejecutiva del Estado de Oaxaca y el Instituto de Acceso a la Información Pública y Protección de Datos Personales del Estado de Oaxaca firman este convenio de apoyo y colaboración.

El convenio es el inicio de un trabajo colaborativo y en la construcción de redes en donde me permito invitar al resto de las instituciones públicas, a las organizaciones de las sociedad civil organizada y a la ciudadanía en general para fortalecer este derecho humano. Sin transparencia ni acceso a la información pública, difícilmente la ciudadanía podrá ejercer rendición de cuentas y sin éstas se genera el caldo de cultivo para mayor opacidad, para la corrupción y para la impunidad lo que a la postre significa menos derechos humanos y menos democracia.

Muchísimas gracias.

Luisa Rebeca Garza López

@Rivka_Azatl.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s