Paraguay la buena práctica de usar el nombre social de las personas trans en Hospitales y servicios de salud.


Recientemente la Comisión Interamericana de Derechos Humanos aplaudió una resolución donde el Ministerio de Salud en Paraguay reconoce el uso del nombre social para personas trans, ya sea que se identifiquen como travestis, transexuales o transgénero.[1]

¿Qué beneficios otorga esta resolución?

Abre la posibilidad que el nombre de las personas trans puede utilizarse en las fichas médicas, historias clínicas y formularios.

Aunque pueda parecer una nimiedad, este avance no lo es y la propia Comisión lo señala cuando dice que la medida protege el derecho humano al libre desarrollo de la personalidad, a la identidad y el derecho a una atención sanitaria digna.

Esta buena práctica es un excelente ejemplo de los avances que puede hacer cada institución pública para ampliar la protección de los derechos humanos y garantizar su ejercicio por parte de personas históricamente excluidas de las políticas públicas porque “no existen leyes que se lo permitan”.

La Comisión es muy clara al reconocer que la falta de este reconocimiento a la identidad de género forma parte de un círculo de pobreza y exclusión que perpetúan los estigmas de la criminalización y la patologización

Por supuesto que esta práctica no resuelve el problema de fondo que se deriva de la ausencia de una legislación federal y local que reconozca la identidad de género de las personas trans ni se puede asumir que sea una medida suficiente para erradicar la marginación.

Sin embargo, es justo en estos contextos de omisión legislativa donde estas medidas promovidas por cada institución en el ámbito de su competencia  abren espacios para la práctica del reconocimiento a la dignidad de grupos oprimidos.

También, reconoce la importancia que tuvo la sociedad civil organizada para impulsar esta medida.

Por tanto, la propia Comisión lo ha señalado ha reiteradamente la recomendación de que los Estados Latinoamericanos reconozcan la identidad de género de las personas:

Mediante procesos administrativos que se fundamenten en el consentimiento libre e informado y que no contengan requisitos estigmatizantes y/o patologizantes como la solicitud de certificados psicológicos, psiquiátricos y/o exámenes médicos.

Ante esta buena práctica es conveniente reflexionar ¿qué impide que se pueda replicar en las instituciones sanitarias de otros países en Latinoamérica? ¿Qué otras medidas se pueden aplicar para garantizar el acceso a la salud y la atención médica con dignidad hacia grupos desprotegidos como las personas trans*? ¿que otras medidas pueden aplicarse en otras instituciones públicas como las educativas, por ejemplo, o en nuestros propios espacios laborales para ampliar el ejercicio de derechos?

Rebeca Garza

@Rivka_Azatl

[1] “CIDH aplaude uso de nombre social de personas trans en hospitales de Paraguay”: http://www.wradio.com.co/noticias/internacional/cidh-aplaude-uso-de-nombre-social-de-personas-trans-en-hospitales-de-paraguay/20170311/nota/3405937.aspx

Paraguay

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s