¿Derechos humanos para limitar derechos humanos?


Con la reforma de derechos humanos de 2011, México ha estado viviendo cambios legales y sociales impulsados por organismos de la sociedad civil y colectivos históricamente vulnerados vindicando su derecho a la igualdad y denunciando actos de discriminación y violencia tanto de la iniciativa privada como de las propias instituciones públicas.

La lucha feminista por el acceso a los derechos sexuales, reproductivos y por los derechos políticos, más recientemente, las luchas por el reconocimiento del matrimonio igualitario y la adopción homoparental han estado en el centro del debate público.

Si bien, los derechos humanos han sido la palanca de cambio para impulsar este avance en la progresividad y universalidad de los mismos es importante señalar que se empieza a ver una apropiación de derechos humanos de parte de grupos conservadores, para exigir el NO reconocimiento de derechos humanos de otros sectores de la población, por ejemplo:

  • Como cuando se exige bajo el derecho de libertad de creencia que el matrimonio entre personas del mismo sexo es contra natura o que el matrimonio sólo es entre el hombre y la mujer.
  • como cuando se exige que las familias homoparentales no deban adoptar porque se asume que el hijo o la hija no vivirá una vida feliz o sana argumentando el interés superior de la niñez.

Lo anterior, puede hacer creer que se está ante un conflicto entre dos derechos humanos fundamentales, pero si se analiza con detenimiento quedará evidente que bajo ese supuesto discurso de derechos humanos subyacen prejuicios hacia categorías claramente protegidas en el artículo 1 Constitucional.

Recordemos que la teoría de derechos humanos contiene dos principios como la progresividad y la universalidad. Es decir, la obligación del Estado de reconocer la dignidad inherente a todas las personas, sin distinción alguna, y buscar en cada momento la evolución constante hacia una más amplia y mejor protección de los derechos humanos para todas y todos.

Por lo tanto, cualquier discurso que busque limitar derechos de grupos históricamente vulnerados bajo el propio discurso de derechos humanos, tendrá que ser revisado con mucho mayor detenimiento y especialmente las autoridades deberán tomar en cuenta los prejuicios introyectados en los colectivos que exigen limitar derechos a partir de un discurso de derechos humanos así como en las autoridades que toman decisiones al respecto.

Porque en derechos humanos la ruta debe ser siempre hacia adelante, hacia arriba y hacia la periferia.

 

Rebeca Garza

20 Consejos de los Indígenas Norteamericanos


Retomando el Sendero, el Viernes, 25 de noviembre de 2011

1. Levántate con el sol para orar. Ora sola(o). Ora frecuentemente. El Gran Espíritu oirá, ciertamente, si le hablas.

2. Sé tolerante con aquellos que han perdido el camino. La ignorancia, la presunción, la ira, los celos y la avaricia (codicia), provienen de un alma perdida. Ora para que ellos encuentren guía.

3. Búscate a ti mismo, por tus propios medios. No permitas que otros hagan tu camino por ti. Es tu senda, y sólo tuya. Otros pueden caminar contigo, pero nadie puede hacer tu camino (o caminar tu senda) por ti.

4. Trata a los huéspedes en tu casa con mucha consideración. Sírveles la mejor comida, dales la mejor cama y trátalos con respeto y honor.

5. No tomes lo que no es tuyo, sea de una persona, una comunidad, de la selva o de una cultura. No fue dado ni ganado. No es tuyo.

6. Respeta todas las cosas que están sobre esta tierra, sean personas o plantas.

7. Honra los pensamientos, deseos y palabras de todas las personas. Nunca los irrumpas, ni te burles de ellos, ni los imites de manera grosera.Permite a cada persona el derecho a su expresión personal.

8. Nunca hables de los demás de mala manera. La energía negativa que pones en el universo se multiplicará cuando retorne a ti.

9. Todas las personas comenten errores. Y todos los errores pueden ser perdonados.

10. Malos pensamientos causan enfermedad a la mente, al cuerpo y al espíritu. Practica el optimismo.

11. La naturaleza no es PARA nosotros. Es PARTE de nosotros. Ella es parte de tu familia del mundo.

12. Los niños son las semillas de nuestro futuro. Siembra amor en sus corazones y riégalos con sabiduría y lecciones de vida. Cuando crezcan, dales espacio para crecer.

13. Evita herir los corazones de los demás. El veneno de su sufrimiento retornará a ti.

14. Sé verdadero (veraz) todo el tiempo. La honestidad es la prueba de la voluntad de uno en este universo.

15. Consérvate balanceado. Tu persona Mental, tu persona Espiritual, tu persona Emocional, y tu persona Física: todas tienen la necesidad de ser fuerte, puras y saludables.

Ejercita al cuerpo para fortalecer la mente.

Crece mucho espiritualmente para curar enfermedades emocionales.

16. Haz decisiones conscientes acerca de quién serás y acerca de cómo reaccionarás. Sé responsable por tus propios actos.

17. Respeta la privacidad y el espacio personal de los demás. No toques la propiedad personal de los demás, especialmente los objetos sagrados y los objetos religiosos. Esto está prohibido.

18. Sé verdadero ante ti mismo primero que todo. No puedes nutrir y ayudar a otros si no puedes nutrirte y ayudarte a ti mismo primero.

19. Respeta las creencias religiosas de los demás. No impongas en los demás tus propias creencias.

20. Comparte tu buena fortuna con los demás. Participa en la caridad.

Publicado por Tahíta -♥ en “WAKAN”…ECOS ANCESTRALE

La mujer invisible, efecto del “horrible y caduco” melodrama


Guillermo Montalvo Fuentes
20110406_52_Telenovela%202.jpg&ancho=350&alto=150

“Las Aparicio”, mostró abiertamente la homosexualidad femenina

México DF, abril 06 de 2011.La mujer es siempre buena, virginal, de un solo hombre, cuyo máximo fin en la vida es ser rescatada por un príncipe azul, guapo y de buena posición económica para casarse con él; por eso no importa si la mujer es pobre, desconoce quiénes son sus padres o carece de una profesión, después de todo, una vez que encuentre a ese buen hombre, lo único que debe hacer es luchar contra viento y marea para conservarlo, pues será él quien se encargue de resolverle la vida a partir de que en la pantalla se lea la palabra mágica: fin.

Estas, y más, son algunas de las características que dictan, todavía, lo que debe ser una mujer de acuerdo con las telenovelas mexicanas, una forma sutil de ejercer violencia de género a través de los medios de comunicación, explicó María Eugenia Tamés, para quien el esquema “horrible y caduco” del melodrama “invisibiliza” lo que realmente es una mujer.

“Yo no estoy en contra de las telenovelas, pero sí de la imagen de la mujer que construyen”, explicó la experta en el tema de equidad de género.

Aunque existen intentos en la televisión comercial de romper con esta situación, generalmente se tiende a caer en los estereotipos de siempre, sin embargo, Tamés Mejía aseguró que un caso “excepcional” han sido las propuestas hechas por la dupla Argos/CadenaTres, con teleseries como “Las Aparicio”, la cual calificó como una “buena alternativa”

Con respecto al tema de la homosexualidad femenina, una de las líneas argumentales abordada por esa producción, la experta señaló que tratar el tema en contenidos televisivos es algo poco frecuente, pues no se le da el mismo espacio que a la homosexualidad masculina, lo cual se puede entender como una “doble discriminación” para la mujer.

Para Tamés Mejía, la vieja la fórmula del melodrama sólo busca contribuir a los intereses comerciales de las televisoras, a las que les conviene conservar el status quo, en términos de ganancias, de rating.

Al respecto, recordó su experiencia como productora del programa Diálogos en Confianza, transmitido por Canal 11, y del cual fue despedida pues no aprobaron la perspectiva de género que intentó darle a la emisión.

“Cambiar estereotipos en medios de comunicación requiere de mucha fuerza porque es transgredir el inconsciente colectivo. Poner a un hombre con un delantal en la cocina, y además, que diga que lo disfruta, es algo que resulta muy violento para el concepto que tiene la gente de lo que es ser un hombre”.

María Eugenia Tamés fue una de las 120 ponentes que participaron en el Encuentro Nacional por la Diversidad y la Calidad en los Medios de Comunicación, y quien espera que este tipo de actividades rompa con las barreras que le impiden, “incluso a gente con nivel intelectual”, entender la necesidad de visibilizar la imagen de la mujer, no como ama de casa, no como un ser que sirve a otros, sino como un ser humano.

Como parte de su trabajo destaca también la realización en 2007 del documental Homofobia y VIH. Padres y madres hablan, el cual recoge los testimonios precisamente de padres de familia con hijos homosexuales.

Fuente: http://www.notiese.org/notiese.php?ctn_id=4801

Danza de los Santiaguitos en San Gabriel Chilac


 

Esta danza, forma parte del complejo de la “morisima”, tuvo su origen alrededor del siglo XII en la península ibérica, su temática se basa en la lucha de España por la reconquista de los espacios cristianos invadidos por los musulmanes. Al llegar los españoles a América imponen a los vencidos su cultura de conquista.
La elección de esta danza se hizo con plena conciencia del grupo evangelizador, su auge fue tal que sobrevive hasta nuestros días en varias de las regiones del país. A partir de 1538, año en que ocurre la primera representación de esta danza en la ciudad de México, se va difundiendo por toda la Nueva España, en donde pasa a ser parte importante de la fiesta titular dedicada al santo patrón de cada comunidad cristiana.
Una danza con rasgos dramáticos, muy popular en muchas partes de México y América central, simboliza una cruzada, en la que “se revive la gesta del apóstol Santiago en su reconquista cristiana” (1) Este santo patrono de los conquistadores españoles fue retomado por los indígenas como personaje principal de la danza que “representa una batalla entre los moros y cristianos” (2).
Son danzas guerreras que los evangelizadores españoles introdujeron en México para contar cómo el Apóstol Santiago encabezó la lucha española de ocho siglos contra los moros. Las numerosas versiones de estas danzas en el país, tienen como elemento común al Apóstol Santiago a caballo.
Esta danza data desde la colonia, cuando los españoles creyeron ver al apóstol  Santiago en su blanco corcel fustigando a los indios que se revelaban. También existe el dicho de que en 1539 (Merlo 1986:47) cuando los franciscanos organizaron la toma de “Jerusalén” y los cristianos se sentían ya derrotados por los moros, suplicaron la ayuda al Santísimo Sacramento y entonces se les apareció un ángel que les dijo:
“Dios ha oído vuestra oración, no tengáis temor que vuestros enemigos prevalezca contra vosotros y para la seguridad os enviará Dios  vuestro patrón al Apóstol Santiago… entonces entró Santiago montado en un caballo blanco como la nieve y el mismo como lo suelen pintar y como entró en el real de los españoles, todos le siguieron y fueron contra los moros, quienes fingiendo gran miedo se encerraron en la ciudad y después los españoles comenzaron a combatir, andando siempre Santiago en su caballo dando vueltas por todas partes y los moros no osaban  de asomar a las almenas por el gran miedo que tenían.”
Es por ello que los danzantes utilizan un caballo de madera, representándole blanco corcel del apóstol Santiago.
La danza se compone de varios personajes, sin embargo los dos más importantes son: “Santiago Caballero capitán de los cristianos montado en su “caballo cinturón” que trota sin parar; y sus antagonistas los 3 Pilatos que marchan detrás de él en la danza y que representan al antiguo rey oriental”(4) “Los Pilatos realizan travesuras y maldades a los espectadores durante toda la daza; hasta llegar a su fatídico final, en el que mueren por sus crímenes a manos de Santiago Caballero”(3)
Los danzantes usan un pequeño sombrero, a veces una máscara y un cinturón con cascabeles, identificándolos con esta vestimenta como santiagos. Por otro lado, los Pilatos usan una máscara de madera acompañada de un tocado triangular con plumas. La danza es acompañada por la música de flauta de carrizo o tapil y un tambor grande.
Los integrantes de La Danza de los Santiagos son: los cristianos, cuyo contingente está compuesto por el señor Santiago, quien porta un diminuto caballo simbólico hecho de madera y cartón, una espada en la mano derecha y en la izquierda una pequeña cruz de madera, dos “Caínes” y los moros (20 individuos) que dirigidos por un “sabario” protegen a Poncio Pilatos, quien al final de la danza es vencido. Todos los de la facción “infiel” llevan en la mano derecha una espada y en la otra una pequeña rodela, ambos objetos de madera, y máscaras labradas con cejas y bigotes dorados que representan a moros.
La máscara de Pilatos es de mayor tamaño y tiene una expresión impactante, mezcla de fiereza y locura. El traje de los moros consiste en un calzón rojo largo con fleco en la parte baja de las piernas, que va encima de un pantalón y sobre una camisa blanca de manga larga. Del hombro izquierdo al lado derecho de la cintura llevan dos bandas con flecos de seda alrededor y se adornan la cabeza con un gorro cónico con cascabeles.
El atuendo de Pilatos es un pantalón chinaco y una chaqueta gris oscuro o negro, en la mano derecha un gran machete, en la izquierda una pequeña rodela, todo ello en madera, va calzado con botines de tacón para verse más alto de lo que en realidad es.
La danza comienza con una marcha, representando la avanzada de los abanderados de las tropas, los cuales ondean la bandera de Pilatos.
El desarrollo de la danza comprende varios sones dando paso al combate final en el Apóstol Santiago y sus caballeros se enfrentan al Pilato Rey, con el triunfo del primero.
La discusión gira en torno a la superioridad que ambos bandos dicen tener a su Dios, terminando con la claudicación de los moros quienes reconocen la superioridad del cristianismo. Después se escenifica el combate final en el Apóstol Santiago y sus caballeros se enfrentan al Pilato Rey, con el triunfo del primero.
Fuentes:(1) Revista México desconocido No 259 / septiembre 1998(3) Información proporcionada por Miguel Álvarez Soto, danzante “Pilatos” en la comunidad de San Miguel Tzinacanpan (Puebla 2005)(4) Información proporcionada por Benjamín Reyes Baltasar, encargado del Museo Regional de Cuetzalan (Puebla 2005)

Tomado de: http://www.yaonahuac.com.mx/danza-de-los-santiaguitos