Mis deseos para 2017 #FelizAño2017


Creo que si hay una mística que nos mueve e impulsa es lo que llamamos “amor”, y no me refiero a la idea del amor romántico sino a esa fuerte energía inexplicable que sentimos vibrar dentro de nuestros cuerpos, ya sea en el corazón, ya sea en el estomágo, o cuando manipulamos un instrumento cuando sabemos que estamos haciendo lo correcto, viviendo el momento exacto con las personas adecuadas.

 El amor como energía vital que nos mantiene no solo con vida sino que mantiene el ímpetu imperturbable en los momentos más inciertos; el amor que nos hace reencontrarnos en los ojos de otra persona para ver reflejada nuestra más sencilla humanidad para después bajar la guardia y mostrarnos transparentes como agua de río manso; el amor que nos permite levantarnos cada día para poner nuestra marca indeleble a aquello que llamamos trabajo pero esta energía lo convierte en una mística vocacional que hace que ni el trabajo ni una misma vuelvan a ser iguales; y es la misma energía-sentimiento que nos abraza con calidez cuando nos sentimos al borde de la derrota, cuando el ánimo desfallece y permite que el pequeño aliento de vida desesperado se convierte después en un huracán que sigue abriendo nuestros pasos hacia diferentes, novedosos y bellos senderos.

Ese amor es el que deseo que no les falte en el año 2017. Que siga vibrante en sus corazones, que les siga impulsando y confortando pero, sobre todo, que se siga extendiendo para que el pedacito de lugar en donde nos ha tocado estar, sea un lugar más habitable para todas y para todos.

 Rebeca Garza

Las muertes que no se nombran


En estos días de muertos, en muchas familias mexicanas recordarán a quienes han fallecido.

En algunos hogares hasta pondrá altares y tendrán pensamientos amorosos y de bienaventura.
Sin embargo, hay unas muertes que no serán nombradas y si lo hacen las nombrarán mal. 

Son las muertes de sus parientes trans*. Son la muerte de su hija o su hijo, de su padre o su madre, de su hermana o su hermano.

Poco importa que su muerte haya sido en la pobreza, la exclusión y en la mas sombría tristeza. O que haya sucedido después de dolorosas enfermedades agravadas por la falta de acceso a la salud o como consecuencia de tratamientos quirúrgicos o cosméticos realizados por personas charlatanas. 

O incluso que hayan sido asesinadas por disparo, por degollamiento, por golpes, o que hayan pasado por tortura y que sus cuerpos hayan sido abandonados en terrenos baldíos, en montes, en calles oscuras o en indiferentes cuartos de hotel.

De estas muertes no se hablará en estos días. Ni mucho menos recordarán el desprecio y el rechazo que les hicieron en vida y les llevó a vivir una vida soledad y marginación. De la forma en que les juzgaron y les negaron el reconocimiento a su identidad tanto en vida como en muerte en vez de darles apoyo, amor y acompañamiento incondicional.

Y algunas familias ni siquiera tendrán idea de cómo habrán fallecido porque al expulsarles de su casa no quisieron saber más de ellas y de ellos.

En este día de muertos recordemos a esas muertes que no se nombran. La muerte de nuestras hermanas y hermanos trans*.

Rebeca Garza

… y muchas, muchos más .

México, el segundo país más transfeminicida del mundo @inmujeres @IMO_GobOax @PGR_mx


Las personas #Trans* hemos sido históricamente vulneradas y marginadas. De acuerdo al “Monitoreo de asesinatos de personas trans*”  de Transgender Europe que recupera notas en internet entre enero de 2008 a abril de 2016 han sido asesinadas 1,654 personas trans* en Centro y Sudamérica (lo que representa el 78% de los asesinatos trans* en el mundo). De este total, el 51% ha sido asesinada en Brasil y el 14% en México, sumando ambos países el 65% de las personas trans* asesinadas en esta región.

Este mismo Observatorio señala algo grave: reporta un incremento en la tendencia de asesinatos de menores de edad. En los últimos 8 años se reportan aproximadamente 243 asesinatos en el mundo de personas trans* menores de 20 años.

Del total de personas trans* asesinadas en el mundo, el 74% tienen entre 20 y 39 años. La  Asociación de Travestis, Transexuales y Transgéneros de la Argentina (ATTTA) y la Fundación Huésped publicaron en 2014 un estudio donde determinan que la expectativa de vida de las personas trans* es de 35 años.

¿Y cómo nos matan? Nos estrangulan, nos apuñalan, nos disparan, nos matan a golpes. Y en el caso de muchas mujeres trans*, las muertes cubren la tipificación de lo que en el Código Penal en México  se establece como feminicidio pero tampoco aparecemos en dichas estadísticas dado el cissexismo estructural e institucional, siendo cuatro veces vulneradas: mediante el asesinato, mediante la malgenerización o negación de la identidad de género cuando los medios masivos de comunicación señalan que “apareció muerto un travesti”, cuando el aparato judicial presupone culpabilizando que “se lo buscó porque el travesti engañó a un pobrecito heterosexual y seguramente eso justifica el asesinato”, y, la cuarta, a que sus familiares y seres queridos no tengan acceso a la justicia ni a la reparación del daño.

paola01

Hace algunos días, un hombre asesinó en la Ciudad de México a una mujer trans* trabajadora sexual llamada Paola. El hombre fue detenido in fraganti con el arma asesina en las manos, grabado en vivo y la grabación fue transmitida en redes sociales. Sin embargo, días después fue dejado en libertad evidenciando la terrible transfobia y cissexismo que impera en el sistema de justicia mexicano y la apatía de las redes sociales sobre estas injusticias.

Paola es uno de miles de  asesinatos trans en México y en el mundo que son revictimizadas por la prensa y las autoridades aún después de fallecer; son revictimizadas porque no se respeta su identidad de género ni aún después de muertas y porque su familia tampoco tiene acceso a la justicia; a pesar que cumplen con las agravantes del código penal para que puedan ser tipificados como feminicidios ya que existe la resistencia cissexista de no hacerlo por considerar que las identidades trans* son menos legítimas, auténticas o verdaderas que las identidades cisgénero perpetuando un sistema de dominación que vulnera los derechos de las personas trans*.

Rebeca Garza.

paola02

Sobre la insistente hipersexualzación de los medios de comunicación hacia las mujeres #trans 


El pasado 24 de noviembre de este año, la Defensoría  de los derechos humanos del pueblo de Oaxaca me invitó a participar en una mesa de diálogos sobre los derechos humanos de las personas trans en el marco del día internacional contra la violencia hacia las mujeres.

Durante esta semana, Ita Bico entre otras personas que integran la defensoría y que hicieron un maravilloso trabajo por incorporar diferentes voces y miradas sobre los retos que vivimos diferentes mujeres entre las distintas intersecciones, se realizaron diálogos que reflexionaban sobre los avances, los retos y los desafíos que vivimos las mujeres migrantes, las mujeres indígenas, las mujeres lesbianas, las mujeres trans, las niñas y las adolescentes, entre otras.

La incorporación  de una mesa de diálogos sobre los derechos humanos de las personas trans en el en marco de esta conmemoración, particularmente, me pareció de gran importancia y relevante puesto que los derechos humanos que otorgan solidez a la ciudadanía trans generalmente son invisibilizados en el quehacer cotidiano institucional, a no ser que estén vinculados con temas de prevención sexual propagando así la idea de que la identidad trans pueden ser una patología.

En esta mesa de diálogo tuve la oportunidad de compartir el espacio y la palabra con la representante de la asociación civil Conquistando Corazones A. C., Melissa Mijangos Boisjeauneau, y la integrante de la Red Nacional Católica de Jóvenes por el Derecho a Decidir,  Yoshio Morales Ramírez.

El diálogo fue interesante y enriquecedor, Melissa Mijangos habló de su experiencia como mujer trans y del trabajo que realiza como activista, Yoshio reflexionó acerca de la construcción de las identidades a través de la descolonización y la liberación de la influencia de la cultura neoliberal, y a mí me tocó compartir algunas reflexiones sobre lo que he dado por llamar como las diversas formas de violencia de género que vivimos las personas trans con la finalidad de nombrarlas, identificarlas y así erradicarlas a través de políticas públicas adecuadas.

Una de las violencias a las que hice referencia, especialmente por parte de los medios masivos de comunicación, fue la hipersexualización hacia nuestros cuerpos, hacia nuestras identidades y hacia nuestras historias así como la invisibilización de nuestras contribuciones a la cultura y el desarrollo. Si bien, estas formas de violencia no es exclusivo de las mujeres trans, se manifiesta sin escrúpulos y sin que aún exista alguna forma de presión hacia estos medios sobre el tipo de violencia que ejercen hacia nosotras y nosotros para que se detenga.

Lo anecdótico, por llamarlo de alguna manera, es que las notas periodísticas, pocas por cierto, que abordaron estas mesas de diálogo repitieron estas formas de violencia en donde publicaron fotos que nada tuvieron que ver con las mesas de diálogo y que al parecer su función era llamar la atención de la persona lectora sobre el tema Trans con cuerpos de mujeres con poca ropa o con rostros que siguen propagando la idea de que una mujer trans es un hombre vestido de mujer, como se puede ver en las siguientes dos imágenes:

  
  
Reconozco que la sola existencia de este espacio de diálogos y la incorporación de las mujeres trans dentro de las actividades en conmemoración de la violencia contra las mujeres es un gran adelanto y, me parece, inédito al menos en Oaxaca. En ese sentido aplaudo la labor de Ita Bico y sus compañeras y compañeros colaboradores por esta actividad.

También, la asistencia de los medios masivos de comunicación y que estuvieran interesados en conocer nuestras opiniones y las publicaran me parece un adelanto porque incluso los textos de cada una de las notas son abordados con respeto, con dignidad e información. Quiero pensar que la persona editora o la que se encargó de darle banderazo para que la nota saliera publicada decidió, impulsada quizás por sus prejuicios e ideas preconcebidas, que atraería mas una fotografía sensacionalista o llamativa que una propia del evento en cuestión con las voces de las participantes.

Creo que ahí tenemos un gran reto, seguir trabajando con los medios masivos de comunicación para que aborden las noticias que seguramente seguirán saliendo con la dignidad que nos merecemos y que asuman también su responsabilidad en la propagación de prejuicios que al final del día terminan alimentando las violencias de género  hacia las personas trans.

Finalmente, comparto las fotografías que sí se difundieron sobre este evento y en donde aparecemos las personas que dialogamos en esta mesa:

   
   
 
 Fuentes de las noticias originales: 

De la paridad al ejercicio del poder: avances y retos


De la paridad al ejercicio del poder: avances y retos

Por Luisa Rebeca Garza López

“Los hombres y las mujeres deben educarse, en gran medida, a través de las opiniones y costumbres de la sociedad en la que viven. En cada época ha habido una corriente de opinión popular que ha sobresalido y ha dado al siglo, por expresarlo de algún modo, un carácter familiar. Por tanto, puede extraerse  debidamente la conclusión de que, mientras la sociedad no se constituya de modo diferente, no es posible esperar mucho de la educación”.

Mary Wollstonecraft en “Vindicación de los derechos de la mujer” (1792)

Con la reforma electoral de 2014 se elevó a rango constitucional la garantía de la paridad entre hombres y mujeres en la candidaturas al Congreso de la Unión (Diputaciones y Senadurías) y de los Congresos Locales lo que constituyó uno de los más grandes avances en materia de acciones para garantizar condiciones de representación política con igualdad de oportunidades iniciadas a partir del año 1996 con la reforma al entonces Código Federal de Instituciones y Procedimientos Electorales (COFIPE) cuando se estableció la cuota de género (60-40) como acción afirmativa para reducir la brecha entre los géneros.

La reforma al artículo 41 de constitucional dice actualmente que: “los partidos políticos tienen como fin promover la participación del pueblo en la vida democrática, contribuir a la integración de los órganos de representación política y como organizaciones de ciudadanos, hacer posible el acceso de éstos al ejercicio del poder público, de acuerdo con los programas, principios e ideas que postulan y mediante el sufragio universal , libre, secreto y directo, así como las reglas para garantizar la paridad entre los géneros, en candidaturas a legisladores federales y locales“.

Lo anterior, representa dos grandes avances: por fin la paridad (50-50)  a las candidaturas al Congreso de la Unión; y, la inclusión de esta paridad a todos los Congresos Locales.

En este tenor, la actual Ley General de Instituciones y Procedimientos Electorales (LGIPE), incorpora las siguientes reglas que servirán como marco legal para fortalecer las condiciones hacia la igualdad sustantiva:

Durante el procedimiento de registro de candidaturas señala que[1]:

  • Los partidos políticos y las coaliciones tienen la obligación de promover y garantizar la paridad entre los géneros, en la postulación de candidaturas a los cargos de elección popular para la integración del Congreso de la Unión, los Congresos de los Estados y la Asamblea Legislativa del Distrito Federal.
  • La obligación de candidaturas paritarias aplica tanto para los cargos de mayoría relativa como de representación proporcional.
  • Cada fórmula de candidatura deberá estar integrada por una figura propietaria y suplente será de un mismo género.
  • Las listas de representación proporcional, además de estar integradas por una fórmula de una persona propietaria y suplente del mismo género, se tendrán que alternar por fórmulas de distintos género para garantizar la paridad hasta agotar la lista (Fórmula Hombres – Fórmulas Mujeres o Fórmulas Mujeres – Fórmulas Hombres).
  • El INE y los Organismos Públicos Locales (OPL), cada quien en sus ámbitos, ahora ya tienen facultades para rechazar las candidaturas del género que exceda la paridad bajo el siguiente procedimiento:
  • A partir del cierre de registro de candidaturas, se les dará un plazo de 48 horas para que realicen las sustituciones necesarias.
  • Transcurrido este plazo, en caso de que el partido o la coalición no realice las sustituciones, se le hará una amonestación pública y nuevamente se le dará un plazo de 48 horas para que haga dichas correcciones.
  • En caso de una tercera negativa, se le negará el registro de las candidaturas correspondientes.

Los anteriores artículos de la LGIPE tendrán que ser analizados y ejecutados a la luz de la nueva Ley General de Partidos Políticos (LGPP[2]) que también contiene reglas que seguramente serán nuevas herramientas para asegurar el tránsito de la igualdad jurídica a la igualdad sustantiva, como las siguientes:

  • Los partidos deben promover los valores cívicos y la cultura democrática entre niñas, niños y adolescentes. Quizás uno de los retos a trabajar en los siguientes años será impulsar la transparencia y la rendición de cuentas sobre los recursos asignados a cumplir esta actividad a través de la creación de un reglamento como el de la fiscalización que obliga a los partidos a transparentar el 2% del presupuesto destinado a fortalecer el liderazgo de las mujeres.
  • Deben buscar la participación efectiva de ambos géneros en la integración de sus órganos y en la postulación de sus candidaturas, esto último es una obligación. El reto será extender esta obligatoriedad justamente a la integración de todos los órganos del partido político.
  • Cada partido político tiene la obligación de determinar los criterios que utilizará para garantizar la paridad de género a las candidaturas a las legislaturas locales y federales.
  • Estos criterios deberán tener las siguientes características: ser públicos, ser objetivos y asegurar condiciones de igualdad entre los géneros.
  • En ningún caso, se admitirán criterios que tengan como resultado que a alguno de los géneros le sean asignados exclusivamente aquellos distritos donde el partido hubiera obtenido porcentajes de votación más bajos en el proceso electoral anterior.

Este análisis se pudiera hacer comparando qué distritos ganó y qué distritos perdió el partido en el proceso anterior y cruzarlo con el género de las personas candidatas que se plantean registrar. Si estos porcentajes no tienden a ser paritarios, el partido tendrá que explicar sus criterios y si no son públicos, objetivos ni garantizan  condiciones de igualdad seguramente se tendrán, entre otros, elementos para solicitar un Juicio para la protección de los Derechos Político-Electorales ante el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF).

La misma LGPP establece que los partidos políticos aplicarán los recursos destinados a la capacitación, promoción y el desarrollo del liderazgo político de las mujeres de la siguiente manera:

  • Investigaciones que informen sobre evolución, desarrollo, avances y cualquier tema de interés relacionado con el liderazgo político de las mujeres.
  • Publicaciones como libros, revistas, folletos, entre otros, con temas de interés relacionados con la paridad de género.
  • Actividades como mesas de trabajo, conferencias, talleres, eventos y proyecciones que permitan difundir temas relacionados con el desarrollo de las mujeres en la vida política, entre otros.

El reto al respecto será dar seguimiento al Acuerdo del INE donde se determinaron los montos de cada partido político a destinar para la capacitación, promoción y el desarrollo del liderazgo político de las mujeres así como los plazos para la presentación de los programas de gasto para el desarrollo de estas actividades específicas para 2014 donde se le destinaron a todos los partidos $76,215,721.89 para estas actividades[3].

Desde la militancia y desde la sociedad civil organizada, puesto que hablamos de financiamiento público, se tendrá que exigir conocer el programa de gasto que están obligados a elaborar y verificar que verdaderamente se capaciten, promocionen y desarrollen liderazgos políticos hacia y para todas las mujeres, incluyendo a las mujeres rurales, indígenas, de las periferias de los centros políticos y económicos de los estados y municipios, jóvenes, adultas mayores, con discapacidad, analfabetas, lesbianas, transexuales, entre otras formas de ser mujer lejos de la intersección privilegiada de mujer-blanca-heterosexual-cisexual-de clase media o alta.

Inclusive, será interesante conocer cuántas de las futuras candidatas a cargos de elección popular impulsaron, construyeron, participaron y/o se formaron a través de estos proyectos de formación de liderazgos políticos. ¿Se podrá constatar una relación directa entre los recursos ejercidos en estos proyectos, las mujeres que participaron en su proceso de formación de liderazgos políticos y las futuras candidatas a cargos de elección popular para 2015 o las mujeres que integran los órganos del partido? Indudablemente, el éxito de estos proyectos tendrá que medirse a partir de las mujeres candidatas que surjan o mujeres que ocupen cargos en los órganos de su partido y no de los recursos erogados.

Si bien, el que existan candidaturas paritarias para los cargos de elección de las legislaturas federal y locales es un avance no debemos perder de vista que el gran logro será que la conformación de la Cámara de Diputados, de la Cámara de Senadores y de cada Congreso local se acerque a la paridad.

Y aun así, tampoco habrá que perder de vista que la paridad como acción afirmativa sigue siendo un medio para algo más relevante: la toma de decisiones de forma igualitaria en los órganos legislativos.

Al analizar la integración por género de cada una de las comisiones ordinarias de la  LXII Legislatura de la Cámara de Diputados al 23 de junio de 2013 encontré que[4] el 77% de las presidencias de dichas  comisiones correspondían a hombres y el 23% a mujeres, cuando la integración de la Cámara era de 62.6% de hombres y 37.4% de mujeres.

Más aún, las 16 comisiones integradas con más de 30  personas son comisiones donde gravita el poder de las decisiones políticas y económicas  como Hacienda y Crédito Público, Presupuesto y Cuenta Pública, Desarrollo Rural, Economía, Salud, Transportes, Turismo, Educación Pública y Servicios Educativos, Puntos Constitucionales, Vigilancia de la Auditoría Superior de la Federación, Comunicaciones, Energía, Gobernación, Infraestructura, Relaciones Exteriores y Vivienda. Y ninguna de estas comisiones la presidía alguna mujer.

Las comisiones presididas por mujeres parecen ser una extensión de los estereotipos de mujeres que educan y que cuidan a otras personas como las comisiones de Igualdad de Género, Derechos de la Niñez, Atención a Grupos Vulnerables, y Cultura y Cinematografía, todas ellas presididas por mujeres y que estaban sobrerrepresentadas por mujeres (60%),a excepción de la comisión de Seguridad Social (presidida por un hombre).

Por lo tanto, como lo anticipó Mary Wollstonecraft hace más de 200 años, el trabajo de reconstruir una sociedad más igualitaria, incluyente  y justa va más allá de normas jurídicas y programas educativos y de formación. Este trabajo de reconfiguración de las relaciones de poder político entre los géneros tiene que transitar por todos los espacios, primordialmente dentro de la vida interna e integración de los órganos de los partidos políticos y a través de la conformación de las comisiones de trabajo y los grupos parlamentarios donde hombres y mujeres formemos parte del centro donde se toman las decisiones políticas y económicas que nos afectan a todas y a todos.

[1] LGIPE, artículos 232, 233,234 y 235.

[2] LGPP: artículos 3, 4, 5 y 23 (numeral r).

[3] Ver Acuerdo INE/CG167/2014 de fecha 30 de septiembre de 2014 para conocer el recurso por partido político: http://www.ine.mx/archivos3/portal/historico/recursos/IFE-v2/DS/DS-CG/DS-SesionesCG/CG-acuerdos/2014/Septiembre/30septiembre/CGex201409-30_ap_6.pdf

[4] Ver “Pensamiento científico, complejidad y participación política de las mujeres en las comisiones ordinarias de la LXII Legislatura de la Cámara de Diputados.“: https://beckgza.wordpress.com/2013/06/24/pensamiento-cientifico-complejidad-y-participacion-politica-de-las-mujeres-en-las-comisiones-ordinarias-de-la-lxii-legislatura-de-la-camara-de-diputados/

Reivindico mi derecho a ser un monstruo por Susy Shock


Escuchar y leer este manifiesto de Susy Shock, activista y performance argentina, ha sido inspirador, emocionante y me hizo recordar lo que sentí cuando supe por primera vez de los trabajos de la también talentosa artista argentina Effy Beth (Elizabeth Mía Chorubczyck,) quien falleció el año pasado.

La reivindicación de la individualidad, fuera de los moldes y reglas rígidos de la normalidad, de los convecionalismos sociales y culturales sigue siendo un acto verdaderamente revolucionario.

Y así como los movimientos feministas impulsaron los cuestionamientos a lo que se creía como un orden natural de las cosas, estos movimientos transfeministas o queer, por llamarles de algún modo porque al parecer aún no existe un consenso, también cuestiona nuestro binario sistema sexo-género y la supuesta naturalidad de los sexos.

El debate es rico, apasionado, emocionante pero sobre todo enriquecedor para expandir la mirada hacia las infinitas posibilidades de ser y expresarnos en plenitud.

Reivindico mi derecho a ser un monstruo por Susy Shock

¡Yo, yo pobre mortal !

Equidistante de todo

Yo, DNI 20598061

Yo, primer hijo de la madre que después fui 

Vieja luna de esta escuela de los suplicios

Amazona de mi deseo, perra en celo de mi sueño rojo

Yo reivindico mi derecho a ser un monstruo

Ni varón, ni mujer ni XXY ni H2O 

Yo monstruo de mi deseo, carne de cada una de mis pinceladas

Lienzo azul de mi cuerpo, pintora de mi andar

No quiero más títulos que encajar

No quiero más cargos ni casilleros, ni el nombre justo que me reserve ninguna ciencia

Yo, mariposa ajena a la modernidad, a la posmodernidad, a la normalidad

Oblicua, Silvestre, bizca, artesanal, 

Poeta de la barbarie con el humus de mi cantar con el arcoiris de mi cantar y con mi aleteo

Reivindico mi derecho a ser un monstruo y que otros sean lo normal 

Que el Vaticano normal, el credo en Dios y en la virgísima normal, los pastores y los rebaños de lo normal, el Honorable Congreso de las Leyes de lo Normal, el viejo Larousse de lo Normal

Yo sólo llevo las prendas de mis cerillas, el rostro de mi mirar, el tacto de lo escuchado y el gesto avispa de besar

Y tendré una teta obscena de la luna más perra en mi cintura

Y el pene erecto de las guarritas alondras

Y siete lunares, setenta y siete lunares, ¡qué digo! setecientos setenta y siete lunares de mi endiablada señal de crear mi bella monstruosidad

Mi ejercicio de inventora de ramera de las torcazas

Mi ser yo,mi ser yo entre tanto parecido, entre tanto domesticado entre tanto metido de los pelos en algo

Otro nuevo título que cargar, baño de damas o caballero

Nuevos rincones para inventar

Yo transpirada, mojada, nauseabunda

Germen de la aurora encantada de la que no pide más permiso y esta rabiosa de luces mayas, luces épicas, luces parias, menstruales, marlenes, dianasacayanas, sin biblias sin tablas sin geografías sin nada

Solo mi derecho vital a ser un monstruo o como me llame o como me salga, como me pueda el deseo y la fucking ganas

Mi derecho a explorarme, a reinventarme, hacer de mi mutar mi noble ejercicio

Veranearme,

Otoñarme,

Invernarme las hormanas,

las ideas,

las cachas,

toda el Alma,

Amén.

Susy Shock

En la eterna espera


Las 43 personas asesinadas/desaparecidas en Ayotzinapa, los cientos de muertas en Juárez y en el Estado de México, las mujeres que han fallecido por violencia ginecobstetricia en Oaxaca y Chiapas, las y los periodistas asesinados en Veracruz y Puebla, las miles de personas desaparecidas en Sinaloa, en Nuevo León, en Tamaulipas… forman parte de una larga lista de crímenes impunes que abren más la herida que sigue sangrando y pudriendo a nuestro país desde sus entrañas.

Son tantos los cuerpos que se acumulan -con nombre o sin nombre- que no alcanzarían los memoriales y no ha habido día ni noche en que un padre, una madre, una hermana, un hermano, un hijo o una hija lloren y clamen con dolor, con amargura, con tristeza y desesperación, por ese cuerpo, por justicia, por la paz perdida, por la dignidad humana.

Las muertas y los muertos no solo están en las fosas esperando ser encontrados, recorren las carreteras en grandes camionetas con metralleta en mano, ocupan indiferentes oficinas públicas, asisten a eventos públicos ajenos a las súplicas de ayuda, cenan alrededor de la televisión inmunes a la tragedia que crece cada día. Somos las muertas y los muertos en la eterna espera.

Rebeca Garza

*********************************************************************

…yo voy muerto, por la luz
agria de las calles
(J.R. Jiménez)

ES DÍA DE DIFUNTOS, exequias de noviembre,
me anudo la corbata y asisto al funeral
del hombre sumergido en tumbas de ladrillos,
del hombre sepultado que asiste a la agonía.

Cuerpos a la deriva por pasillos de insomnio
he visto esta mañana, por las dunas de asfalto
y jardines de hierro; ataúdes de carne
en esquinas heladas. Muertos en las aceras,
todavía calientes, respirando lo hueco.
Muertos en los negocios que producen el oro
que requiere Caronte.

Hoy he visto rebaños
de difuntos al paso que les marca el entierro,
sin dolor ni recelo; el espanto es de vivos
y los muertos no sienten, sólo habitan la nada.

Es día de difuntos, día exangüe de niebla,
cementerio de vivos, columbario de ideas,
es un día cualquiera, como tantos, vacío,
sólo lleno de muertos, sólo lleno de muertos.

Muertos, trenes de muertos disidentes de vida,
empañados del vaho que les ciega el cerebro.

¿La esperanza está viva? Quién nos pone los trenes
sin cabinas ni vías, sin ventanas al viento.

Oh, necrópolis vanas, apestáis al vacío
de las tumbas sin cuerpos. Quién nos pone los trenes…
Olvidad la esperanza, que también dios ha muerto.

De Juan José Vélez Otero