Mensaje que leí Dentro De La Firma Del Convenio General De Coordinación Y Colaboración Para La Organización Y Desarrollo Del Laboratorio De Cohesión Social II INE / IAIP 2017


El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Desde 1990, año de fundación del entonces Instituto Federal Electoral y tomando en cuenta la desconfianza histórica hacia los procesos electorales federales, el IFE se ha caracterizado por transparentar sus procesos de toma de decisión y sus resultados.

Si bien, la transparencia y el acceso a la información pública no eran conceptos que explícitamente aparecieran en el Código Federal de Instituciones y Procedimientos Electorales (COFIPE) el IFE siempre tuvo un compromiso con la transparencia desde la conformación de sus diferentes órganos colegiados como el Consejo General, sus 32 Consejos Locales y 300 Consejos Distritales cuyas deliberaciones siempre han sido públicas, sometidas al consenso o acuerdos por mayoría y cuyos acuerdos siempre han sido públicos hasta sus órganos ejecutivos como las 300 juntas distritales ejecutivas, sus 32 juntas locales y la Junta General Ejecutiva cuyas tomas de decisiones también son llevadas a cabo por órganos colegiados y cuyos resultados siempre han quedado documentados para futuras solicitudes.

Asimismo ha sucedido con los procedimientos para la organización de las elecciones. Desde la contratación de las personas que realizan la capacitación y la supervisión electoral cuyas convocatorias han sido públicas, cuyos procedimientos han sido supervisados por órganos ciudadanizados y representantes de partidos políticos hasta su contratación final, siempre sujetos a su escrutinio y cuestionamiento.

Lo mismo ha sucedido con los procedimientos para integrar las mesas directivas de casilla cuyos resultados no sólo se informan en sesiones de consejos e incluso en la página de internet oficial sino que se han establecido procedimientos para verificar dichas actividades.

El IFE, en cumplimiento a la ley electoral, desarrolló también el programa de resultados electorales preliminares (PREP) para dar seguimiento durante el mismo día de la elección a los resultados que fueran informando las casillas electorales; también desarrolló el sistema de Cómputos Distritales para brindar certeza a la realización de esta determinante actividad de verificar el correcto cómputo de los votos en las casillas electorales y que siempre ha sido realizado por la ciudadanía, entre otros sistemas.

Por tanto, me atrevo a decir que el entonces IFE le hereda al INE el legado de ser una de las instituciones pioneras en trabajar a favor de la transparencia y acceso a la información pública desde la conformación de su estructura, desde la implementación de sus procedimientos de toma de decisiones, y desde la innovación en el uso de las tecnologías de información y comunicación para poner a disposición pública de la información que es producida con los impuestos del pueblo mexicano.

Con la reforma electoral de 2014, se crea el Instituto Nacional Electoral y no solo  hereda los principios rectores de certeza, legalidad, imparcialidad, independencia y objetividad sino que se le agrega uno más: el de máxima publicidad. Lo anterior, junto con la Ley Federal de Transparencia y Acceso a la Información Pública fortalecen el compromiso del INE por la protección y el ejercicio de este derecho humano.

En octubre de 2016, el INE aprobó la nueva Estrategia Nacional de Cultura Cívica 2017-2023, que es el gran documento rector para generar una cruzada nacional a favor de una cultura democrática basada en el respeto de los derechos humanos, que llamamos ciudadanía integral. Sus tres grandes ejes son: Diálogo, Verdad y Exigencia. Y una de sus líneas de acción es justamente trabajar el fortalecimiento de la transparencia, el  acceso a la información pública y la rendición de cuentas.

Por tanto, es en este contexto donde la Junta Local Ejecutiva del Estado de Oaxaca y el Instituto de Acceso a la Información Pública y Protección de Datos Personales del Estado de Oaxaca firman este convenio de apoyo y colaboración.

El convenio es el inicio de un trabajo colaborativo y en la construcción de redes en donde me permito invitar al resto de las instituciones públicas, a las organizaciones de las sociedad civil organizada y a la ciudadanía en general para fortalecer este derecho humano. Sin transparencia ni acceso a la información pública, difícilmente la ciudadanía podrá ejercer rendición de cuentas y sin éstas se genera el caldo de cultivo para mayor opacidad, para la corrupción y para la impunidad lo que a la postre significa menos derechos humanos y menos democracia.

Muchísimas gracias.

Luisa Rebeca Garza López

@Rivka_Azatl.

Anuncios

Como abordar las noticias que involucren personas trans


trans-words

Ante las recientes noticias sobre personas trans es común que en los medios de comunicación las personas reporteras, periodistas, escritoras, blogueras o videoblogueras, entre otras, tengan abordajes que no sean del todo correcto, especialmente uno que respete la dignidad.

Por esa razón, te comparto algunas sugerencias, retomadas de diversas fuentes[1], para abordar las noticias que involucren personas trans:

  1. Lee un poco sobre las diferencias entre sexo, género, orientación sexual, identidad de género y expresión de género. Hay muchas fuentes serias en internet.[2]
  2. No somos sustantivo. No somos “el trangénero” ni “los transexuales”. Mejor usa “la persona transgénero”, “las personas transexuales”. Particularmente, me gusta más la palabra “trans” como concepto paragüas para evitar el debate si una persona es transgénero, transexual o travesti que nos termina cosificando.
  3. Por lo tanto, no cosifiques a las personas trans. No centres el abordaje de tu nota en sus cirugías, sus genitales, las hormonas, la voz, sus características físicas, su forma de caminar, la forma en qué viste o cómo se maquilla.
  4. Usa el nombre con el que la persona trans se identifica. No tienes el derecho de ventilar a la opinión pública el nombre registral de la persona trans y, que en un momento de su vida, decidió rechazar.
  5. Si vas a entrevistar a una persona trans y no tienes claro cómo llamarle, sólo pregúntale: “¿Cómo prefieres que te llame?”. No supongas que tú sabes mejor que nadie cómo se le debe llamar a una persona trans. Si te da un nombre femenino, usa pronombres y artículos en femenino. Lo mismo, si te da un nombre masculino. Si el nombre es neutro, pregúntale qué pronombres prefiere y úsalos correctamente.
  6. Tampoco la criminalices al querer dar a entender que la personas trans “esconde su sexo” o “finge” o “simula” ser alguien que no es. Esto atenta contra su dignidad.
  7. Si puedes, entrevista a las personas trans directamente para que conozcas sus experiencias pero, recuerda, sin cosificarlas ni abordarlas de forma sensacionalista.
  8. Tampoco uses imágenes que seguirán alimentando el morbo y el desconocimiento. Si tus fotografías pueden representarnos con humanidad y dignidad, serás un gran aliado o aliada.
  9. Recuerda que también entre las personas trans hay diversidad. Incluye historias que representen diferentes grupos sociales, étnicos, de género, de orientación sexual, de capacidad, entre otros. No te centres en las que gozamos de ciertos privilegios o cuya voz es más escuchada.
  10. Menciona siempre las leyes y protocolos que protegen a las personas trans, desde la Constitución Mexicana, las leyes contra la discriminación, entre otras leyes locales. Si no las conoces, también puedes buscarlo en internet o entrevistando a activistas locales.

Recuerda, la forma en que abordas las noticias y cómo estás son transmitidas y compartidas también moldean nuestra cultura. Ayúdamos a que ésta sea más respetuosa, plural y digna para todas y para todos.

Rebeca Garza

@Rivka_Azatl

https://youtu.be/_KNS1WZd8Xs

[1] “Debunking the ’bathrrom bill’ myth: Accurate Reporting on Nondiscrimination: a Guide for Journalists” http://www.glaad.org/sites/default/files/Debunking_the_Bathroom_Bill_Myth_2016.pdf

[2] “Guía para una Cobertura Objetiva de Personas y Temas Transgénero” http://www.glaad.org/publications/gu%C3%ADa-para-una-cobertura-objetiva-de-personas-y-temas-transg%C3%A9nero

Fortalecimiento de derechos humanos en las estrategias para integrar mesas directivas de casilla.



La más reciente estrategia de capacitación y asistencia electoral aprobada por el Consejo General del Instituto Nacional electoral contiene dos innovaciones relacionadas con la inaplicación del requisito legal relacionado con la edad máxima para ser integrante de la mesa directiva de casilla así como para ejercer funciones para la capacitación y la supervisión electoral.

Esta inaplicación de ciertos artículos de la LEGIPE está relacionado con el nuevo paradigma de derechos humanos a partir de la reforma de junio de 2011 así como de la Constitución Mexicana.

Estas dos innovaciones instrumentadas por primera vez en las elecciones de las cuatro entidades que renovará encargos elección popular como el Coahuila, Estado de México y Nayarit y Veracruz seguramente serán heredadas a la estrategia de integración de mesas directivas de casilla de las elecciones a celebrarse en el año 2018.

 Estas decisiones me parecen relevantes porque representa el inicio para la incorporación del principio pro persona en la integración de los procedimientos para realizar elecciones y que amplían derechos hacia la ciudadanía dejando el paradigma de beneficiar los intereses de los partidos políticos.

 Si bien, es menester preguntar por qué estas decisiones no se tomaron en cuenta para elección de 2012 puesto que ya existía el marco jurídico también es importante cuestionar que otras leyes dentro del andamiaje electoral es necesario inaplicar bajo el razonamiento de que puedan ser discriminatorias como el requisito de saber leer y escribir para ser integrante de la mesa directiva de casilla o los requisitos de edad para acceder a una candidatura por un cargo de elección popular.

 Rebeca Garza 

@Rivka_Azatl

 

Documental “Identidad camuflajeada: la vida de las personas trans en la milicia en Estados Unidos”



En este documental producido por la revista Time se aborda la vida de tres personas trans que servían en la milicia de Estados Unidos: Maya Martínez, Landon Wilson y Jamie Ewing.

Señala que a pesar que aproximadamente 15,000 personas trans sirven en la milicia norteamericana corrían el riesgo de ser despedidas  al revelar su identidad de género.

Durante 12 minutos nos comparten sus historias y las diferentes acciones de violencia y segregación que vivieron durante su servicio incluso, como en el caso de Maya, como la familia se muestra distante.

En junio de 2016 el secretario de defensa Ash Carter anunció que las personas trans podrían servir dentro de la milicia norteamericana sin ocultar identidad.

La política del Departamento de Defensa anunciada ese día  también establece la posibilidad de que las personas trans en servicio pueda vivir su proceso de transición mientras sirven, establece estándares para la atención médica y describe las responsabilidades de los servicios militares y las personas comandantes para desarrollar e implementar políticas de orientación, capacitación y específicas a corto y largo plazo.

Carter señaló: 

“Esto es lo correcto que debemos de hacer por nuestra gente y por la milicia. Estamos hablando de estadounidenses con talento que sirven con distinción o que quieren la oportunidad de servir. No podemos permitir que las barreras no relacionadas con las calificaciones de una persona nos impidan reclutar y retener a quienes mejor puedan cumplir la misión “.

La política se introducirá gradualmente durante un período de un año. De inmediato,  a quienes integran el servicio militar ya no se les separará involuntariamente, se les dará de alta o negará enlistarse únicamente sobre la base de la identidad de género. Las personas trans del servicio actualmente en servicio podrán servir abiertamente.

Sin embargo, las historias que retrata el documental son anteriores a esta nueva política. A Maya, Landon y Jamie se les despidió en el año 2014, dos años antes de esta nueva política, y representan las muchas historias de personas trans en la milicia en Estados Unidos que han visto interrumpida su carrera al momento de visibilidad identidad de género. 

Se prevé que a más tardar el 1 de octubre de 2016, el Departamento de Defensa creará y distribuirá un manual de entrenamiento de los comandantes, protocolo médico y orientación para cambiar el género de una persona del servicio en el Sistema de Inscripción para la Defensa (DEERS). En este punto, los servicios serán requeridos para proveer cuidado y tratamiento médicamente necesario a las personas trans del servicio con el protocolo y la guía médica, y puedan comenzar a cambiar los marcadores de género en DEERS. Antes del 1 de octubre de 2016, las solicitudes de tratamiento médico se tratarán caso por caso, de conformidad con el espíritu del Memorando de Tip o de Directiva y la Instrucción del Departamento de Defensa.

A lo largo del próximo año, el Departamento finalizará los planes de entrenamiento de la fuerza y ​​la guía de implementación, revisará los reglamentos y formularios y capacitará a la fuerza, incluyendo comandantes, especialistas en recursos humanos, personas reclutadoras e integrantes  del servicio. El Subsecretario de Defensa para Personal y Preparación interino Peter Levine trabajará con los servicios militares para monitoresr  y supervisar este esfuerzo.

Al cabo de un año, los servicios empezarán a permitir que personas trans  se unan a las fuerzas armadas, asumiendo que cumplen con los estándares de adhesión. Además, la identidad de género de un persona cualificada no se considerará un obstáculo para la admisión a una academia de servicio militar, o la participación en el Cuerpo de Entrenamiento de Oficiales de la Reserva o cualquier otro programa de adhesión si cumple con los nuevos criterios.

Se espera que la política completa sea completamente implementada a más tardar el 1 de julio de 2017.

Para apoyar a quienes integran  el servicio, las personas  profesionales médicas y comandantes durante el período de implementación, el Departamento de Defensa ha establecido una célula central de coordinación que servirá como punto central de contacto para cuestiones técnicas y preocupaciones. La célula de coordinación está formada por personas expertas legales, en políticas y profesionales médicos familiarizados con el tema.
Sería interesante conocer cuáles son los requisitos que la milicia esté considerando para ver qué si está siendo influenciada por los protocolos de transición establecidos por la ciencia médica durante los años cuarentas y cincuentas y que continúa patologizando la identidad trans. Es decir, si bien puede aparecer una medida de inclusión muy importante habrá que revisar el enfoque con el que se piensa sla identidad Trans,  especialmente a la luz de los esfuerzos mundiales por su despatologización.

Finalmente, la única crítica que le haría el documental es nuevamente el abordaje que objetiva e hiper sexualiza a la identidad trans femenina insistiendo en el “antes” y “después” a través de actos sobre cómo se viste y cómo se maquilla lo que perpetúa el modo sensacionalista con el que siempre se han abordado por los medios de comunicación. Esto es más notorio cuando conocemos la historia de Jamie, el chico trans, cuya cámara se concentren su presente y su imagen actual sin recurrir a una narrativa del antes y después.

Aún así es un documento muy interesante y muy valiosa al recuperar voces de personas trans de la milicia norteamericana antes de esta nueva política y cuyo derecho laboral y al libre desarrollo de la persona fueron vulnerados en el año 2014.

Fuentes:

  1. http://digg.com/video/transgender-military
  2. http://www.defense.gov/News/News-Releases/News-Release-View/Article/821675/secretary-of-defense-ash-carter-announces-policy-for-transgender-service-members

Políticas públicas necesarias para las personas Trans


Las personas trans (transgénero o transexuales) somos aquellas cuya identidad de género (que es la autopercepción de pertenencia a una identidad sexo-genérica) no corresponde al sexo socialmente asignado.Esta auto-percepción tiene que ver más que nada con los procesos de subjetivación con los que cada persona construye su identidad de la misma forma que sucede con las personas que no son transgénero y que interpelamos como personas “cisgénero” o “cis-sexuales”, entendiendo que mientras que el prefijo “trans” sugiere un proceso subversivo para cruzar hacia otra identidad sexo-genérica socialmente asignada el prefijo “cis” sugiere un proceso más bien inconsciente en el que otras personas (llamadas incorrectamente “normales”) se alinean al sexo asignado socialmente al nacer. Uno, el de las personas transgénero o transexuales, es sancionado socialmente por no apegarse a la norma, mientras que el otro, las personas cisgénero o cis-sexuales, son beneficiadas socialmente por lo que llamamos “privilegio cisexual”, un privilegio similar a los privilegios masculinos, a los de clase o a los de raza.

Las principales sanciones que vivimos las personas trans son el rechazo del entorno familiar inmediato y de la comunidad que nos estigmatiza como personas pervertidas (violencia comunitaria), la criminalización de parte de las leyes y las autoridades principales policíacas por la sola expresión sexo-genérica que nos estigmatiza como ladronas o delincuentes sexuales (por como nos vemos y que forma parte de una violencia institucional), la patologización hacia nuestras identidades por las instituciones y autoridades médicas (que continuamente nos estigmatizan bajo el diagnóstico de “disforia de género”).

Estos diferentes tipos de violencia legitiman otros actos violentos de exclusión, segregación, violencia física e incluso transfeminicida bajo un discurso de odio y que en realidad es un discurso que busca normalizar estas identidades subversivas que cuestionan la naturalización de los conceptos de sexo y género.

En el caso de las mujeres trans, las violencias son mayores como lo demuestran las cifras de los pocos observatorios de organismos no gubernamentales donde identifican a México como el segundo país en Latinoamérica con más asesinatos a mujeres trans, después de Brasil. Huelga decir que estos asesinatos son abordados de forma sensacionalista por los medios de comunicación y tampoco son investigados por el Estado bajo el prejuicio “que era un hombre vestido de mujer que se lo buscó” lo que re-victimiza estos casos de asesinatos.

Pero sobre todo, la mayor sanción que recibimos es la invisibilización hacia nuestra existencia y hacia nuestros asesinatos que se reflejan en la ausencia total de políticas públicas que reconozcan y protejan las identidades trans desde la infancia ya que gran parte del acoso escolar la viven niñas y niños que no se ajustan al binario sexo-género lo que garantizaría que la personas trans podamos tener acceso el derecho a una educación libre de violencia (en México ninguna institución con el mandato de proteger los derechos de la niñez, incluyendo los centros escolares, reconoce la existencia de la niñez trans como sucede en España o Estados Unidos); el acceso a los servicios de salud que garanticen que las personas tras que así lo deseen puedan recibir terapias de reemplazo hormonal subvencionadas por el Estado así como acompañamiento psicoterapeútico para la persona y la familia así como la conformación de profesionales médicos que sepan atender las solicitudes de apoyo y acompañamiento de las personas y familias que así lo deseen sobre todo para superar los obstáculos productos del rechazo social; pero sobre todo, es de suma urgencia una reforma al código civil de Oaxaca como la realizada en la ahora Ciudad de México en 2014 que ha permitido que las personas trans puedan realizar una rectificación sexo-génerica (es decir, de su nombre y sexo) mediante la expedición de un acta de nacimiento nueva (sin notación marginal) mediante un trámite administrativo que no requiera peritajes médicos ni exigencias hormonales ni quirúrgicas de por medio partiendo, como lo he expuesto al inicio, que la identidad sexo-genérica es una auto-percepción que vivimos todas las personas, pero en el caso de las personas trans no es reconocida.  

Una reforma al código civil de Oaxaca no solo colocaría a la entidad como un lugar de avanzada en cuanto al reconocimiento de derechos humanos de la diversidad sexual a nivel país y a nivel mundial sino que sería una medida que resolvería en un corto plazo problemas estructurales que tenemos las personas trans puesto que sería la puerta para el ejercicio de derechos humanos fundamentales como el trabajo, la educación, el acceso a la salud y a la seguridad social, entre otros derechos.

 

Las tasas de suicido de las personas #trans son alarmantes @VincentPaolo_


transpride

De acuerdo al artículo “Transgender Suicide Attempt Rates Are Staggering” un número desproporcionado de adolescentes y personas adultas trans y no conformes con el género registran cifras de intento de suicidio desproporcionadas con respecto a las tendencias en los Estados Unidos.

Tasas de intento de suicidio

Tasas de intento de suicidio

Tasas de intentos de suicidio

De acuerdo a una encuesta realizada por The Williams Institute en colaboración con American Foundation for Suicide Prevention, el 4.6  por ciento de la población total ha reportado intentos de suicidio, sin embargo, esta cifra se incrementa entre un 10 y un 20 por ciento para las personas lesbianas, gay o bisexuales. En comparación, el 41% de las personas trans o no conformes con el género entrevistadas reportaron intentos de suicidio.

En el informe, Suicide Attempts among Transgender and Gender Non-Conforming Adults: Findings of the National Transgender Discrimination Survey (Intentos de suicidio entre las personas adultas transgénero y no conformes con el género: Hallazgos de la Encuesta Nacional sobre Discriminación Transgénero) se analizaron las respuestas de 6,456 personas adultas auto-identificadas como transgénero o personas no conformes con el género (mayores de 18 años). Los resultados son alarmantes:

Por identidad de género

Más allá del número de intentos de suicidios registrados, las tasas con consistentemente altas entre las personas encuestadas de edades de 18 a 65 años. Los hombres trans son las personas con las cifras más altas, donde un 46%  reporta intentos de suicidio en su vida. Las mujeres trans reportan una cifra cercana al 42% y las personas travesti asignadas como femeninas reportan tasas del 44%.

Tasas por edad

Las intersecciones de raza y etnicidad también tienen un papel importante. Más de la mitad de las personas encuestadas de origen indígena americano, personas nativas de Alaska y personas con distintas mezclas de raza/etnicidad contestaron haber tenido intentos de quitarse la vida, y las cifras no son mejores para las personas trans de las comunidades negras (45%) y latinas (44%). Incluso aquellas personas trans de grupos con las tasas más bajas -personas blancas encuestadas de Asia o de las Islas del Pacífico- tienen casi nueve veces más intentos de suicidio que los promedios nacionales.

Por raza

Si bien estas cifras son aterradoras y desalentadoras, hay algunas cosas prácticas que las personas pueden hacer para reducir las tasas de los intentos de suicidio en todos los niveles de la sociedad:

Los padres y las madres de las jóvenes y los jóvenes trans deben tomarse el tiempo de escucharles cuando tratan de afirmar su identidad de género“, dice Vincent Paolo Villano (@VincentPaolo_), Director de Comunicaciones del Centro Nacional de la Igualdad Transgénero. “En los espacios escolares, las personas educadoras y administradoras deben entender que hay políticas que deben implementarse para que las escuelas sean espacios seguros donde estudiantes transgénero aprendan y prosperen siendo tal como son“.

Fuente: http://www.vocativ.com/culture/lgbt/transgender-suicide/

Traducción libre por: Rebeca Garza (Twitter: @Rivka_Azatl)

Asignatura pendiente: Paridad de género en el Instituto Nacional Electoral.


El Instituto Nacional Electoral nace de una cuestionada reforma político electoral. Sin embargo, uno de los aspectos positivos a destacar ha sido la elevación a rango constitucional de la paridad de género en la integración de las candidaturas al Congreso Federal y a los congresos locales como uno más de los fines de los partidos políticos.

Con la pasada aprobación de la integración del Consejo General del INE se fue una oportunidad para la Cámara de Diputados de actuar en congruencia con dicha reforma político electoral al conformarlo sólo con  27% de mujeres.

En términos de candidaturas al INE, si partimos de las 11 quintetas presentadas por el Comité Técnico de Evaluación a la Junta de Coordinación Política observamos que 40% de las candidatas a la presidencia del Consejo General son mujeres (Quinteta 1).

Por otra parte, para el resto de los cargos al Consejo General vemos que la participación de las candidatas cayó a un 30% (Quintetas 2 a 11).

La integración de mujeres al Consejo General se encuentra lejos con respecto a la participación de mujeres en la actual LXII Legislatura (2012-2015) que alcanza el 36.09%.[1]

Nuevamente, la Cámara de Diputados parece enviar el mensaje que el tema no es transcendente y que puede ser postergado. Por ejemplo, Silvano Aureoles Conejo, presidente de la Junta de Coordinación Política señaló que “Debido a la premura de enderezar el proceso electoral que tenemos en puerta, el de 2015, por este motivo no se planteó de manera formal una cuota de género”.

A pesar de la recomendación No. 23 de la CEDAW al Estado Mexicano  para que se “cumplan con los marcos jurídicos electorales en los planos federal y estatal, inclusive enmendando o derogando las disposiciones discriminatorias contra la mujer, como el párrafo 2 del artículo 219 del Código Federal de Instituciones y Procedimiento Electorales, y estableciendo sanciones en caso de incumplimiento de los cupos de género” en los diferentes estudios y diagnósticos sobre la participación política de la mujer subsiste un importante déficit en su derecho a ocupar cargos políticos (electos o no electos).

Conforme el cargo a competir representa un mayor acercamiento al poder político y a la toma de decisiones la participación de las mujeres decae drásticamente.

En ese sentido, retomo las siguientes cifras con respecto a la actual LXII Legislatura (2012-2015) del documento “Participación política de las mujeres en México: a 60 años del reconocimiento del derecho del voto femenino”: 25.09% son Presidentas de Comisiones Legislativas en la Cámara de Diputados y 30.6%, en la Cámara de Senadores; 14.3% son Jefas de Bancadas en la Cámara de Diputados, y 0.0%, en la Cámara de Senadores.

Respecto a la actual Cámara de Diputados, que eligió al Consejo General del INE, se observan tres aspectos que pudieran poner en contexto la ausencia de paridad en el INE al analizar cuáles comisiones se presiden por género[2]:

Las comisiones donde se concentra un gran poder político y económico con respecto a los temas que se discuten en su seno siguen siendo presididas por hombres.

  1. La mayor parte de las comisiones presididas por mujeres atienden asuntos relacionados con el cuidado y la protección a la niñez y a grupos vulnerados, al medio ambiente y al campo, a la población o el desarrollo social, entre otros. Parecen ser una extensión en política de los estereotipos  tradicionales de género.
  2. Solo existe una comisión integrada 100% por un solo género: la Comisión de Igualdad de Género integrada sólo por mujeres.

El reto en materia de igualdad sustantiva está vinculado a los retos en materia de derechos humanos que tiene el Estado Mexicano y del que ha recibido diversos señalamientos. Es decir, no es suficiente reformar la Constitución, expedir nuevas normas ni generar más burocracia si se pervierte la esencia pública de cada institución en generar mejores y mayores condiciones de bienestar hacia la población a favor de una mayor concentración de poder político y económico de unas cuántas personas.

Por Rebeca Garza

 

[1] Ver “Participación política de las mujeres en México: a 60 años del reconocimiento del derecho del voto femenino” editado por Naciones Unidas para la Igualdad de Género y el Empoderamiento de las Mujeres, ONU Mujeres; Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, PNUD y el Instituto Internacional para la Democracia y la Asistencia Electoral, IDEA Internacional, 2013.              
[2] https://beckgza.wordpress.com/2013/06/24/pensamiento-cientifico-complejidad-y-participacion-politica-de-las-mujeres-en-las-comisiones-ordinarias-de-la-lxii-legislatura-de-la-camara-de-diputados/