#VocesDiversas “Yo soy mi casa” de Guadalupe (Pita) Amor


Yo soy mi propia casa

Guadalupe Amor (1920-2000) incursionó en el cine y el teatro antes de llegar a la literatura. Público principalmente poesía “Puerta obstinada” (1947), “Círculo de angustia“ (1948), “Poesís“ (1949), “Otro libro de amor“ (1955), “Todos los siglos del mundo” (1959) y “Sonetos“ (1986), entre otros. También escribió cuento: “Galería de títeres“ (1959). En editorial Planeta público los siguientes libros “amor divino“ (2000) dos de sus libros más importantes, Décimas a Dios” (1953) “sirviéndole adiós“ (1958).

Información tomada de la tapa del libro “Yo soy mi casa“ de la editorial Joaquín Mortiz

Fotos: NASA

Música: “Flowin Air” de Mattia Vlad Morleo https://youtu.be/Nebfq99MhDk

Anuncios

#VocesDiversas “El retorno” de Salvador Novo


Salvador Novo: Escritor mexicano (1904-1974), autor de relatos (“Nueva grandeza mexicana”, “El joven”), poesías y obra de teatro. Es conocido también por ser un gran cronista de la sociedad mexicana de la década de los 40’s, sus sonetos satíricos en donde lo mismo despotrica contra Diego Rivera quien lo atacaba frecuentemente por lo que consideraba era un ostento de su homosexualidad que por el dramático y teatral encuentro sexual que sostenía con hombres que posteriormente serían el estereotipo del “chacal”. https://youtu.be/0Sqd8zw613g

Mis deseos para 2017


Creo que si hay una mística que nos mueve e impulsa es lo que llamamos “amor”, y no me refiero a la idea del amor romántico sino a esa fuerte energía inexplicable que sentimos vibrar dentro de nuestros cuerpos, ya sea en el corazón, ya sea en el estomágo, o cuando manipulamos un instrumento cuando sabemos que estamos haciendo lo correcto, viviendo el momento exacto con las personas adecuadas.

El amor como energía vital que nos mantiene no solo con vida sino que mantiene el ímpetu imperturbable en los momentos más inciertos; el amor que nos hace reencontrarnos en los ojos de otra persona para ver reflejada nuestra más sencilla humanidad para después bajar la guardia y mostrarnos transparentes como agua de río manso; el amor que nos permite levantarnos cada día para poner nuestra marca indeleble a aquello que llamamos trabajo pero esta energía lo convierte en una mística vocacional que hace que ni el trabajo ni una misma vuelvan a ser iguales; y es la misma energía-sentimiento que nos abraza con calidez cuando nos sentimos al borde de la derrota, cuando el ánimo desfallece y permite que el pequeño aliento de vida desesperado se convierte después en un huracán que sigue abriendo nuestros pasos hacia diferentes, novedosos y bellos senderos.

Ese amor es el que deseo que no les falte en el año 2017. Que siga vibrante en sus corazones, que les siga impulsando y confortando pero, sobre todo, que se siga extendiendo para que el pedacito de lugar en donde nos ha tocado estar, sea un lugar más habitable para todas y para todos.

Abrazos sinceros

Rebeca Garza

via IFTTT