#VocesDiversas “El retorno” de Salvador Novo


 

Salvador Novo: Escritor mexicano (1904-1974), autor de relatos (“Nueva grandeza mexicana”, “El joven”), poesías y obra de teatro. Es conocido también por ser un gran cronista de la sociedad mexicana de la década de los 40’s, sus sonetos satíricos en donde lo mismo despotrica contra Diego Rivera quien lo atacaba frecuentemente por lo que consideraba era un ostento de su homosexualidad que por el dramático y teatral encuentro sexual que sostenía con hombres que posteriormente serían el estereotipo del “chacal”.

 

El retorno

Vieja alameda triste en que el árbol medita,
En que la nube azul contagia su quebranto
Y en que el rosal se inclina al viento que dormita:
Te traigo mi dolor y te ofrezco mi llanto.

He vuelto. Soy el mismo. La misma sed que me aqueja
Y embelesa mi oído idéntica canción,
Y soy aquel que ama el minuto que deja
Un poco más de llanto dentro del corazón.

He vuelto a tu silencio otoñal, he buscado
Vanamente mis huellas entre todas las huellas,
Y mi ilusión es una hoja muerta de aquellas
Que estremecía el viento y que el Sol ha dorado.

Y mientras quiero acaso recomenzar la senda
Y un mal irremediable consume los destellos
Del Sol, vieja alameda, y te guardo mi ofrenda,
Tú contemplas mis ojos y miras mis cabellos.

Anuncios

Entrevista en conmemoración al 25 de noviembre: Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres 2017


Gracias Daniel Santiago Cruz, periodista del periódico “El Norte” por incluirme en esta entrevista en conmemoración al 25 de noviembre: Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres.  Atte. Rebeca Garza.

36240_(500X500)

¿Por qué es necesario un Día Internacional de la Eliminación de la Violencia Contra la Mujer?

En primer lugar, considero que debemos hablar de las violencias hacia las mujeres para insertar en el imaginario que el colectivo de mujeres no es monolítico ni homogéneo. Y, en segundo, porque las violencias hacia las mujeres (sean cisgénero, transgénero, muxe, lesbianas, intersex, bisexuales, indígenas, con discapacidad, etc) no solo son violencias de género sino que están atravesadas por otras características tanto de índole personal como de su contexto social, histórico e incluso geográfico. Creo que es muy importante tener en cuenta esto porque permite tener un acercamiento de la complejidad de las diferentes formas de violencia que padecemos cotidianamente todas las mujeres y que, en muchos entornos sociales, está normalizada e incluso es considerado como algo legítimo (como golpear y tener actitudes posesivas con la pareja, la epidemia de embarazo adolescente especialmente de familias de zonas rurales, marginadas o de pueblos originarios, la falta de acceso a la educación, a la salud y a una buena alimentación de muchas niñas de pueblos originarios aún hoy en día, violar a la esposa por considerar que es parte del “débito conyugal”, negar o rechazar las identidades de las personas trans y muxe, asumir que las mujeres con discapacidad no pueden llevar una vida plena, someter a las niñas intersex a cirugías invasivas para ajustarlas a un ideal cisgenérico y heterosexual, entre otras formas de violencia ). Por lo tanto, la conmemoración del día internacional de la eliminación contra la violencia hacia las mujeres, NO es una celebración, sino que es un recordatorio para revisar las violencias que aún existen, las nuevas que empiezan a surgir (como el ciber-acoso en las redes sociales, el tomar fotos de mujeres y circularlas en grupos de whatsapp de hombres, entre otras modalidades) así como los retos y pendientes a atender tanto por la sociedad civil como por el Estado Mexicano, sobre todo éste último, y recordar las vidas que han sido arrancadas por la forma extrema de violencia hacia las mujeres: la feminicida y continuar exigiendo justicia bajo el grito de #NiUnaMenos.

En el entendido que todos y todas pueden sufrir violencia: ¿Por qué es importante un trabajo especial por las mujeres?

Porque está ampliamente documentado que las mujeres (y todo aquel cuerpo que pueda ser leído socialmente en clave femenina de acuerdo a su momento histórico) en todas las sociedades y en todos los momentos históricos se han encontrado en situaciones de subordinación y, por lo tanto, de opresión, con respecto a lo que se considera en ciertos contextos como masculino, y generalmente, el epítome de lo masculino son los cuerpos designados como hombres y que socialmente se expresan como heterosexuales, especialmente aquellos que están fuertemente ligados con ciertos poderes políticos y económicos y esto está vinculado con otras características como su origen étnico, sus expresiones de género, sus ideas políticas, su clase social, entre otras categorías que pueden representar privilegios con respecto del resto de la población. En México, asesinan a una mujer cisgénero cada 7 días, no tenemos cifras de cuantas mujeres trans y muxe son asesinadas, casi ningún caso tiene acceso a la justicia y mucho menos a la reparación del daño, México es el segundo país más transfeminicida en Latinoamérica según el Observatorio Transgender Europe, hay reportes que 2 de cada 3 mujeres han sufrido violencia de género en México, la desaparición de mujeres y niñas en diferentes partes del país ha aumentado en los últimos años de forma dramática y hay estimaciones que detrás de las desapariciones existen redes de tráfico de mujeres y niñas para fines de explotación sexual, casi no se habla de las cirugías invasivas que viven las niñas intersex en México para ajustar sus cuerpos a una idea binaria de la diferencia sexual y en las zonas rurales, marginadas o indígenas están invisibilizadas, la cifras de mortalidad por embarazos de mujeres indígenas siguen siendo altas, las mujeres embarazadas siguen siendo despedidas por esta razón, las mujeres muxe de Oaxaca siguen sin tener un reconocimiento legal a sus identidades y las mujeres trans del país, a excepción de CDMX, Nayarit y Michoacán tampoco tienen reconocimiento legal a sus identidades, las mujeres lesbianas en gran parte del país siguen sin tener reconocimiento al matrimonio igualitario, a la adopción y a cubrir con derechos sociales a su familia sin enfrentarse con obstáculos burocráticos, las mujeres de diversidad funcional o con discapacidad siguen siendo vistas a partir de políticas asistencialistas y no por políticas que fomenten la inclusión, entre muchas otras historias de rechazo, exclusión y violencia que viven niñas, adolescentes y mujeres a lo largo de toda su vida.

¿Qué responder a comentarios como los siguientes que han llegado a través de diferentes publicaciones?

ALGUNOS EJEMPLOS DE COMENTARIOS:

 – En el artículo “Exigen difundir protocolo antiacoso”, publicado el14 noviembre 2017: “Femininazis arden por justicia sin cara a cara! Atte Ex-A-Tec Machistas” /  “También debe haber un protocolo contra las “ofrecidas” que cuando no pueden con la materia van a ofrecerse y si no las aceptan arman un escándalo. por que de que las hay las hay.. cualquiera que haya estudiado le toco haber visto eso” /

– En el video “Viven violencia 2 de cada 3 mexicanas”, publicado el 27 de agosto: “ahora hasta no darles dinero es violencia” / “Las mujeres también son violentas con sus maridos, y más con sus hijos porque no se pueden defender”/ “Si catalogan como violencia el ignorar o levantar la voz pues con madre… Y de maltrato infantil ejercido por mujeres cuantos niños han sido victimas?? 10 de cada 10 supongo” / “Y vienen los activistas para salvarlas. Los más violentados son los niños varones, los más violentados sexualmente son los niños varones., ya que por ponerle tanta atención a las niñas dejan en descuido a los niños. La violencia no tiene género, es de los humanos.

– En el video “Violencia familiar. Dejan atrás el dolor / Tercera parte”. publicado el 9 de junio: “No veo hombre casos de la vida real, ni lo que callan los hombres,que acaso no somos ya iguales?”

– En el video “Violencia familiar: el enemigo en casa”, publicado el 5 de junio: “Y las mujeres que golpean y humillan a los hombres???” / “La violencia en contra de los hombres es peor, hasta se burlan”

Esos comentarios reflejan valores, actitudes y comportamientos que consideran normal las diferentes formas de violencia hacia las mujeres, muchos de ellos escudados en el ejercicio de la libertad de expresión pero mal entendida, desde mi punto de vista, porque lo que hacen es perpetuar estereotipos y prejuicios no solo de género sino que muchos de ellos están atravesados por otros prejuicios clasistas, LGBTfóbicos, capacitistas, racistas, entre otros. Muchos de esos comentarios contra las mujeres no solo hablan desde una posición de privilegios sino incluso de superioridad implícita.Y justamente esos comentarios son un fuerte argumento de por qué es importante seguir conmemorando este día. Sin la lucha feminista, que lleva más de dos siglos pugnando por el reconocimiento y protección de derechos humanos de las mujeres y por la igualdad de las personas (el feminismo no es una moda o una ocurrencia como algunos quieren confundir sino una teoría crítica y un fuerte movimiento político y social que sobrevive desde la Ilustración), sin el trabajo y sin la brecha que nos abrieron las mujeres que nos antecedieron aún a costa de descalificaciones, agresiones e incluso asesinatos, no solo estaríamos conmemorando los pocos avances que llevamos. Esos comentarios y actitudes son la razón para que tengamos que seguir visibilizando que esas formas de violencia NO SON NORMALES, no son sanas, no ayudan a construir relaciones ni familias sanas, armónicas ni plenas sino que limitan el potencial de las mujeres que representamos más de la mitad de la población y cuando la mitad de la población vive en contextos de violencia, cuando esa mitad no tiene las mismas oportunidades para desarrollarse plenamente, cuando vive con miedo a salir de noche, a caminar por las calles, con miedo a ser secuestrada, violada o asesinada incluso en su propia casa por su pareja o un familiar que es la realidad de muchas mujeres, niñas y adolescentes, se condena a la mitad del país a la exclusión, al rechazo y a la marginación y esto se convierte en un pesado grillete para que México pueda no solo consolidar su democracia como forma de vida y como sistema político sino también para generar desarrollo económico estable y duradero. Sin mujeres con vidas libres de violencia no podemos hablar de democracia ni aspirar a cifras de desarrollo de primer mundo.

© huffingtonpost.com.mx Mujer trans recibe el primer título con rectificación de género


Tomado de: https://www.msn.com/es-co/noticias/mexico/mujer-trans-recibe-el-primer-t%C3%ADtulo-con-rectificaci%C3%B3n-de-g%C3%A9nero/ar-BBDPUNS?li=AAggxAT

rg04

© huffingtonpost.com.mx Mujer trans recibe el primer título con rectificación de género

Licenciada en Administración por la Universidad Autónoma de Nuevo León (UANL), Luisa Rebeca Garza López es la primera mujer transgénero en recibir una rectificación de nombre de título y cédula profesional en Nuevo León.

La institución educativa refirió que, egresada de la Facultad de Contaduría Pública y Administración en el año 2001, Garza López obtuvo la reasignación para la concordancia sexo-genérica en 2011.

Señaló que, a partir de esa fecha, inició los trámites para la rectificación de nombre en documentos oficiales como acta de nacimiento, CURP, credencial de elector y Registro Federal de Causantes, entre otros.

Luisa Rebeca, dijo, se desempeña como vocal de Capacitación Electoral y Cívica del Instituto Nacional Electoral (INE) en Oaxaca.

La servidora pública comenzó en 2014 los trámites para corrección de certificados académicos -de primaria a facultad-, que le brindaran seguridad jurídica y laboral, explicó.

Mencionó que, tras cumplir con los requisitos establecidos por la Secretaría de Educación Pública (SEP) y la UANL, la activista social recibió la documentación oficial que la avala como Licenciada en Administración.

Además de la expedición de título y duplicado de cédula profesional, la UANL reasignó el nombre de Luisa Rebeca en el kárdex de la Preparatoria 7 y de la Facultad de Contaduría Pública y Administración, además, en la carta de liberación de Servicio Social, externó.

Estoy muy agradecida con la Universidad, es mi alma máter, siempre he sido muy orgullosa de ser de la Universidad Autónoma de Nuevo León, me ha dado muchas herramientas para mi carrera profesional” Garza López

Acompañada de su familia, Luisa Rebeca se dirigió al área de recepción del Departamento Escolar y de Archivo para tomarse la tradicional fotografía.

En entrevista, reconoció las facilidades otorgadas por la UANL, pero también las áreas de oportunidad que se abren en este tipo de trámites para todas las instituciones públicas y privadas.

“Creo que es importante verificar nuestros procedimientos, crear protocolos para todas las personas que ya egresaron y han hecho procesos de rectificación sexo-genérica”, dijo.

Subrayó que “muchos compañeros y compañeras trans no pueden acceder a la educación o no les reconocen su historial académico, no te contratan en un trabajo porque tus datos no te representan”.

“Entonces hay una exclusión en el ámbito educativo, laboral, de salud y, al final del día, muy poca gente sabe que existimos, pero existimos”, puntualizó.

Este artículo se publicó originalmente en Excélsior.

Persisten resistencias contra personas históricamente vulneradas


Tomado de: http://www.semmexico.com/nota.php?idnota=2338

Luisa Rebeca Garza López obtiene su título profesional y cédula tras años de trámites

rg03

Soledad Jarquín Edgar

SemMéxico, Oaxaca, 6 julio 2017.- Luisa Rebeca Garza López afirmó que hay resistencias para interpretar de manera amplia, con una mirada proteccionistas de derechos humanos, casos de personas que nos ubicamos en categorías históricamente vulneradas y no sólo en términos de género, sino también de clase social o etnia, como sucede con muchas mujeres en Oaxaca.

Luego de aprobar su examen de Maestría en Procesos e Instituciones Electorales en la Facultad de Ciencias Políticas de la Universidad Autónoma de Nuevo León, con la tesis “Violencia de Género y participación política de las personas trans en México desde 1990, dentro del Sistema Electoral Mexicano”, afirmó que éste sistema como reflejo de la sociedad mexicana vive transfobia y transmisoginia.

Garza López, quien luego de cuatro años de gestiones administrativas, logró que la Universidad Autónoma de Nuevo León le otorgara su título universitario de licenciatura y su cédula profesional con su nombre femenino, apenas el pasado martes, obtuvo la mañana de este jueves su título de Maestría, por unanimidad y mención honorífica, como resultado de un acuerdo que en 2013 realizaron la Secretaría de Educación Pública y el Instituto Federal Electoral, hoy Instituto Nacional Electoral.

Dos hechos fundamentales en su vida en solo tres días, sostiene vía telefónica y confiesa las muchas dificultades, el tiempo y los recursos financieros que tuvo que invertir pero finalmente logró que le entregaran su título y cédula profesional con el nombre de Luisa Rebeca, luego de que transicionara del sexo masculino a mujer trans, historia que previamente había contado a SemMéxico hace poco más de un año.

Garza López indica que aún falta mucho para que la nuestra sea una sociedad de iguales y la discriminación y la exclusión sean cosa del pasado, de ahí que considera que el haber logrado ser la primera mujer trans que en Nuevo León obtiene su cédula y título con su nombre de acuerdo a su opción sexual escogida, habla de un proceso, pero lo más importante es que las instituciones educativas, electorales y en general estén preparadas para dar respuestas a las personas de la diversidad sexual.

Se necesita que las instituciones deben revisar sus procedimientos y establecer protocolos para dar respuestas claras y oportunas, de lo contrario muchas personas trans dejan los trámites por engorrosas, lo cual no puede seguir ocurriendo porque el índice de desempleo las y los trans es del 98 por ciento, hay exclusión social y precarización. Aunado a los altos índices de violencia pues recordó que México ocupa el segundo lugar por ser el más transfeminicida de Latinoamérica.

Las revelaciones de su tesis de Maestría

Su tesis de más de 300 páginas es un ejercicio que trata de medir el sistema electoral mexicano, que es un reflejo de la sociedad en que vivimos, de ahí que sea tranfóbica y transmisógina, y para quienes han ingresado al sistema lo encuentran patriarcal y machista, por lo que viven fuerte exclusión.

En su investigación para obtener la Maestría en Procesos e Instituciones Electorales, realizó entrevistas a muchas personas trans que han participado en la política, ya sea como candidatas o como funcionarias. Para las candidatas o candidatos trans los medios de comunicación son los que más violencia ejercen contra ellos y ellas.

Esta condición de misoginia, añade la entrevistada, es idéntica a la denunciada por el feminismo, solo que ahora atravesado por la transfobia, que para molestar las llaman por otros nombre, no se les reconoce, se les objetiviza y también se les hipersexualiza.

Al igual que muchas otras mujeres, los medios de comunicación, las califican como personas sin capacidad para ejercer liderazgos políticos a pesar de que algunas y algunos candidatos trans vienen de un fuerte activismo social, y subrayó que como ya lo han expuesto las feministas, a una mujer candidata se le exige un historial determinado, un currículum, en tanto los hombres llegan y ya, nadie les pide nada.

De su investigación también solicitó vía el portal de Transparencia, a partidos políticos, organismos públicos locales de las 32 entidades federativas y al sistema de justicia electoral la información referente a candidatos o candidatas que hayan registrado por sus partidos, invariablemente la respuesta de todos, fue que esos eran datos personales y confidenciales.

A pesar de que en las pasadas elecciones por lo menos tres mujeres trans compitieron, una en Ciudad Juárez Chihuahua para diputada federal; otra buscaba un escaño en la Constituyente de la ciudad de México y una más pretendía ser regidora en el Cabildo de Guanajuato. Lo que refleja, dice Rebeca Garza López, una invisibilidad desde las mismas instituciones.

Entre los muchos casos que aborda en la tesis de Mestría destaca el que ella califica como un acuerdo histórico tomado en 2003 por el entonces Instituto Federal Electoral, para que el nombre de la primera candidata muxe, Amaranta Gómez Regalado apareciera en la boleta electoral y el caso de la candidata Jaquelin Barrientos, del PRD, en Ciudad Juárez, Chihuahua, que poco más de diez años después solicitaba lo mismo, pero ni siquiera le contestaron.

Por consiguiente impugnó ya que el proceso electoral fue inequitativo. La sentencia del Tribunal Estatal de Chihuahua parecía que la habían sacado de los años cuarenta en tanto que la Sala Guadalajara ni siquiera atendió la solicitud.

Garza López expuso que contrariamente ese mismo año el Tribunal Electoral Federal del Poder Judicial hacía promoción sobre el protocolo de violencia política contra las mujeres, pero no se tomó en cuenta a todos los tipos de mujeres.

Explica que evidencia con esto que la falta de un acta de nacimiento corregida provoca exclusión y marginación para las personas trans, lo que representa un hecho de violencia de género y una omisión legislativas tanto federal como local, por la falta de reformas al Código Civil y que les representa sortear una gran cantidad de barreras políticas, geográficas, financieras y humanas para corregir su documentación.

Reina la homofobia en Oaxaca


Tomado de: http://www.nvinoticias.com/nota/59304/reina-la-homfobia-en-oaxaca

Activistas denunciaron que no existe la democracia para los integrantes de la comunidad lésbico, gay, bisexual, transexual, transgénero e intersexual (LGBTTI), ya que no tienen a salvo todos sus derechos como ciudadanos.

Jesús Morales Ramírez manifestó que los derechos de esta sector de la población están totalmente vulnerados.

“Todavía no se puede hablar de democracia cuando no se tiene acceso a la salud. Ni siquiera se nos considera la ciudadanía”, expresó el activista durante el foro de “Democracia y diversidad sexual” organizado por el Instituto Nacional Electoral (INE) y el Instituto Estatal Electoral y de Participación Ciudadana (IEEPCO).

El integrante de la Red de Católicas por el Derecho a Decidir comentó que el nivel de agresión es muy alto, de acuerdo con la segunda encuesta nacional sobre discriminación en relación a orientación sexual.

Detalló que el 49 por ciento de las lesbianas manifestó ser víctima de discriminación, el 40 por ciento de hombres gay y el 61 por ciento de personas transgénero.

“Se nos ha vendido la idea de que Oaxaca, y actualmente eso lo pusieron en el Plan Estatal de Desarrollo que Oaxaca es un estado ‘gayfriendly’, a pesar que tenemos una Fiscalía Especializada en Delitos cometidos en contra la Diversidad Sexual, una ley que impide de discriminación, una ley general de víctimas; y tantos amparos en el tema de matrimonio, todavía no se cumple nada”, agregó.

En tanto, Azul Gómez Montealegre, una persona transgénero, reveló que son el sector de la comunidad LGBTTI más afectado por el rechazo social que aún prevalece.

Señaló que muchas personas, como ella, han sido asesinados.

NOS ESTÁN MATANDO

“Nos están matando y nos matan cruelmente por el hecho de ser transgénero”, agregó esta activista.

Gómez señaló que no pueden hablar que hay democracia en Oaxaca, porque ni siquiera tienen derecho a una identidad.

Explicó que debido a su decisión de cambiar a un sexo diferente al que nació, no tiene papeles oficiales que validen su existencia; y destacó que solo en la Ciudad de México puede hacer este trámite.

“Es como si no existiéramos, con la identidad erradicaríamos parte de la discriminación”, expresó.

Vilma Kats Ulloa, que se presentó como lesbiana, demandó que se considere a su sector como un grupo social, y que se realicen campañas sobre los derechos políticos de las lesbianas.

La Vocal de Capacitación Electoral de la Junta Local del INE, Luisa Rebeca Garza López reveló que los partidos políticos no llevan un registro de sus militantes de al comunidad LGBTTI, a pesar que algunos tienen oficinas internas especializadas en este sector social.

Destacó que instituciones como el Tribunal Electoral evitan registrar a los candidatos como gey, lesbiana o transgénero, ya que solo limitan el reconocimiento como hombres o mujeres.

Más del 50% no la justifica

Los mayoría de los oaxaqueños son homofóbicos, de acuerdo con la encuesta realizada por el Instituto Estatal Electoral y de Participación Ciudadana (IEEPCO),

El Presidente de este organismo, Gustavo Meixueiro reveló que el más de la mitad de los consultados manifestaron que no toleran la homosexualidad.

Expuso que en los municipios que se rigen por sus sistemas normativos internos se actúa más este rechazo social, ya que de acuerdo al estudio demográfico, añadió, el 63 por ciento de la población manifestó que “nunca se justifica la homosexualidad”; y en el caso de los municipios de partidos políticos, 56 por ciento.

“El INE y el IEEPCO pueden tomar nota del dato para en el marco de la Encívica, identificar qué patrones de conducta, de cultura tenemos en la sociedad que van en contra de una sociedad que busca que sus ciudadanos tengan acceso a los mismos derechos”, expresó, Meixueiro.

El consejero electoral señaló que las instituciones deben trabajar para eliminar la discriminación presente en la sociedad y las acciones que discriminen a las personas.

Biopolímeros dañinos se utilizan en México con fines cosméticos


Tomado de: http://jornada.unam.mx/2017/10/27/sociedad/031n1soc

  1. Diariamente se atiende a 30 nuevos pacientes en el Hospital General de México
  2. Mujeres con bioplastias enfrentan graves consecuencias que pueden llegar a la amputación
  3. El problema, relacionado “con la belleza y los rasgos corporales hegemónicos”, explican

Por Jessica Xantomila
Periódico La Jornada
Viernes 27 de octubre de 2017, p. 31

Aunque se ha comprobado que las sustancias que se utilizan para rellenar líneas de expresión, como arrugas o cicatrices, y para aumentar el volumen en glúteos, senos o piernas basados en biopolímeros –plásticos orgánicos– traen consigo afectaciones en la salud, siguen utilizándose, principalmente por mujeres.

Tan sólo en la clínica de modelantes del Hospital General de México Doctor Eduardo Liceaga, donde se atienden este tipo de casos, llegan diariamente 30 nuevos pacientes, dijo Matilde Domínguez Cornejo, candidata a doctor en ciencias sociales y humanidades por la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), unidad Cuajimalpa.

Expuso que las consecuencias que sufren las mujeres no sólo son físicas, las cuales pueden llegar a la amputación de alguna parte de su cuerpo, sino también emocionales, como depresión y culpabilidad, ésta última agudizada por familiares o médicos que las responsabilizan por lo que les sucedió.

“Es una afectación que se vive, además, en secreto, porque obviamente si te hiciste algo para verte bien, terminas viéndote mal y pues no lo cuentas”, dijo en entrevista.

Añadió que generalmente quienes acuden a tratarse por estas afecciones son mujeres entre los 25 y 35 años de edad, pero también, se han presentado casos de jovencitas de 18.

Domínguez Cornejo, quien ha estudiado estos casos para su tesis doctoral sobre el uso de biopolímeros con fines cosméticos, presentó parte de su trabajo ayer en 24 Coloquio internacional de estudios de género: ciencia, tecnología y género.

Agregó que estas prácticas se promocionan como bioplastia y quienes recurren a ésta lo hacen para evitar operarse.

Se ofrecen, añadió, tanto en clínicas estéticas certificadas, como en salones de belleza o incluso en spas, y los daños a la salud se pueden presentar al día siguiente o varios años después, dependiendo de cómo reacciona cada cuerpo inyectado.

Las afecciones, dijo, se presentan como cambios en el color y textura de la piel, inflamación, fístulas, contracturas, deformidades, edemas y necrosis, entre otras, las cuales merman la calidad de vida de las mujeres. Para algunas, dijo, pueden llegar a ser discapacitantes.

Expuso que este problema está relacionado “con la belleza y los rasgos corporales hegemónicos” que imperan en la sociedad.

Al respecto, Hortensia Moreno, académica del Centro de Investigaciones de Estudios de Género, señaló que para las mujeres hay una serie de mandatos “que en el momento actual inciden de manera bastante nociva y tienen que ver, por ejemplo, con el propio cuidado del cuerpo”.

Indicó que estos estereotipos las “convencen en que tienen que aplicar cierto tipo de tecnologías para que sus cuerpos reales se acerquen a los imaginarios”.

Ofelia Reyes, académica de la Facultad de Psicología de la UNAM, añadió que las mujeres más susceptibles a modificar su cuerpo al grado de operarlo son aquellas con problemas de autoimagen y autoestima.